, , , , , , , , , , ,

Myanmar: Mandalay y alrededores

18.12.19


El segundo día por Mandalay os tendréis que acercar de nuevo a la zona donde os comentaba en el anterior post que estaban las principales atracciones turísticas. Hay que tener en cuenta que para la mayoría de los lugares que visitaremos en esta ocasión es necesario pagar 10.000 kyats, cinco euros aproximadamente, que os incluirán la entrada a algunos lugares en Mandalay y en los pueblos vecinos de Amarapura, Innwa y Paleik. Este ticket os durará cinco días por lo que podéis visitar todo relajadamente.

Lo más conveniente es madrugar y dirigirse a primera hora al Palacio Real, residencia de la última monarquía birmana. Este complejo fue construido entre 1856 y 1859  por el rey Mindun, el penúltimo monarca birmano y fundador de Mandalay. Durante la Segunda Guerra Mundial, el Palacio quedó destruido y por tanto en 1989 se comenzó el proceso de restauración que lo convirtió en lo que vemos a día de hoy. Suele estar bastante vacío por lo que es agradable pasear por sus jardines. Sin embargo, justo el día que yo fui había una ceremonia en honor al último monarca y estaba lleno de birmanos, entre los que destacaban la antigua familia real. Para haceros una idea de las dimensiones del recinto, os recomiendo que subáis a la torre mirador, de 24 metros de altura.

En la misma zona está ubicado el monasterio Shwenandaw Kyaung, el único edificio perteneciente al antiguo Palacio Real que sobrevivió y donde murió el Rey Mindun. Está considerado como uno de los mejores ejemplos de la arquitectura  de teca birmana, característica del siglo XIX, y en él se pueden observar diferentes tallados ornamentales  entre los que destacan las figuras de dragones, flores y animales míticos. Otro edificio que os llamará la atención al pasar es el monasterio Atumashi, ubicado a escasos metros del de teca.


 Ceremonia de honor al último rey














 Monasterio de teca
 Monasterio Atumashi

Y os aconsejaba empezar la jornada a primera hora de la mañana para que os diese tiempo a alquilar una moto y recorrer las inmediaciones de Mandalay, lo que más merece la pena. En Ostello Bello os dirán que es ilegal alquilar scooters a turistas pero lo cierto es que casi todo el mundo lo hace y no conocí a nadie que hubiese tenido problemas. Yo la alquilé con Mandalay Motorbike Rental & Tours, cuyo dueño es un estadounidense afincado en Myanmar desde hace unos cuantos años. El precio es bastante más elevado que en cualquier otra zona del país, 15.000 kyats al día, nueve euros, y no hay muchos lugares donde rentarlas.

Salí de Mandalay, junto con otra chica australiana que conocí en el hostel, alrededor de las once de la mañana. Decidimos empezar por el pueblo que más lejos nos pillaba, Mingun, para después ir volviendo a la urbe poco a poco. Para visitar Mingun hay que pagar de nuevo una tasa arqueológica de 5.000 pesos que incluye la entrada a los principales sitios turísticos del área. Entre ellos destaca la pagoda Hsinbyume, una de las más bonitas del país, caracterizada por sus siete terrazas blancas que representan las siete cadenas montañosas que rodean la montaña sagrada de Meru.

Al lado de esta pagoda se puede ver la segunda campana más grande del mundo, con un peso de 90.718 kilos. Fue construida para ser colocada en el interior de la pagoda de Mingun, próxima a ella. Sin embargo, ésta nunca fue acabada por lo que no se pudo hacer. Y menos mal… 40 años más tarde tuvo lugar un fuerte terremoto que provocó las grietas que podemos ver actualmente. Qué habría sido de la campana si hubiese estado ahí!!!

 Hsinbyume 





 Campana de Mingun
 Pagoda de Mingun


Nuestro plan era seguir visitando los pueblos vecinos, como por ejemplo Sagaing e Innwa. Desgraciadamente el tiempo comenzó a empeorar y pudimos presagiar lo que estaba por venir: una gran tormenta que nos dificultaba el conducir con las scooters por las colinas de la zona.  Por tanto, decidimos emprender la vuelta hacia Mandalay, no sin antes parar a ver el atardecer (o lo que se veía de él) en el puente U-Bein. Este viaducto fue construido en el 1857 y es considerado como el puente de madera más largo del mundo con sus 1200 metros. Siempre suele estar abarrotado, tanto a la salida del sol como al atardecer.  U-Bein puede ser el broche final de vuestro paso por la ciudad de Mandalay!









You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook