, , , , ,

Myanmar: visitando Hpa An, día 2

5.11.19


En el post anterior os hablaba de que los templos enclavados en cuevas son uno de los principales atractivos en Hpa An, así que la mañana de nuestra segunda jornada la pasamos visitando las cavidades de Kawgun y Yathaypyan, ambas ubicadas al otro lado del río Thanlyin, que divide al área de Hpa An. Todo este recorrido lo hicimos en las motos que habíamos alquilado el día anterior.

Para entrar en la primera hay que pagar 3.000 kyats, 1.75 euros. Se caracteriza principalmente por sus paredes esculpidas de pequeños Buddhas y las decenas de estatuas colocadas en distintas posiciones. Además, en este templo os recomiendo subir a la pagoda situada en el mismo recinto. Nosotros casi nos lo saltamos por las agujetas que teníamos, a causa de la subida a la montaña Zwekabin, y cuando llegamos a la cumbre nos quedamos boquiabiertos con las vistas, pensando que había merecido la pena.

 Entrada a Kawgun 








 Subiendo a la pagoda cercana




La segunda, Yathaypan, está muy próxima a la de Kawgun y para muchos es las más bonita de la zona (además es de entrada gratuita). Lo que le hace ser tan impresionante es que en el centro de la misma, hay un gran agujero por el que entra la luz natural iluminando el templo y dándole un toque mágico. La visita os llevará entre 10 y 15 minutos y después podéis completarla cogiendo una de las barquitas que recorre las inmediaciones de Yathaypan. Es un paseo menos turístico que el de la cueva de Sadan y por tanto el precio es menor, 5.000 kyats por barca, casi tres euros.

Si no os atrevéis a conducir scooters, el Galaxy Motel realiza excursiones a las cuevas por 7.000 kyats por persona y según me comentaron están bastante bien organizadas. Yo suelo preferir ir por mi cuenta para pasar el tiempo que quiero en cada lugar.

 Entrada a Yathaypan







 Vistas desde la cueva



Formaciones rocosas durante el paseo en barca

Mis amigos, David y Nick, terminaban su viaje por Myanmar al día siguiente, por lo que tenían que tomar un autobús de vuelta a Yangon. Por este motivo, volvimos al hostel, comimos de nuevo en el restaurante Wadee, que ya os recomendé, y nos despedimos.

Y como dicen que las agujetas sólo se pasan con más agujetas, convencí a un grupo de franceses que se hospedaban en la misma habitación que yo, para ir a ver el atardecer a la montaña Taung Wine, de 181 metros de altura. Unos mochileros que conocí la noche anterior, me comentaron que la mejor manera de llegar era alquilando un tuktuk ya que el estado de la carretera, esos días, era deplorable porque la estaban reconstruyendo. Pagamos 25.000 kyats entre los cuatro, 14 euros, por un servicio de ida y vuelta, más la hora que el conductor nos tuvo que estar esperando.

La subida se nos hizo bastante pesada, no por la dificultad sino porque la noche se nos echaba encima y estábamos preocupados por tener que descender completamente a oscuras. Por esta razón, si podéis hacer la ruta antes de que anochezca, mejor que mejor. Las vistas desde Taung Wine son muy bonitas y además podréis conocer al monje ermitaño que vive en lo alto de la montaña y que siempre suele salir a saludar a los visitantes.

Y eso fue todo lo que hice en Hpa An. Si tenéis alguna duda, no os lo penséis y escribidme!












You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook