, , , , , , ,

Myanmar: llegada a Hpa An

30.10.19


Como ya os comenté en el anterior post, Myanmar: conociendo Yangon’, no le dedicaría mucho tiempo a esta ciudad y comenzaría a explorar otras zonas lo antes posible, incluso la dejaría para el final del viaje, en el caso de que vuestro vuelo de salida sea desde allí.

Una buena forma de empezar el periplo en el país birmano es haciéndolo en el pueblo de Hpa An, ubicado a 280 kilómetros de distancia de Yangon. La manera más fácil de llegar es cogiendo un autobús desde la estación Aung Mingalar. Esta estación se localiza a las afueras de Yangon y suele haber mucho tráfico, por lo que es muy recomendable que vayáis con tiempo suficiente, ya que os puede llegar a tomar una hora en Grab, el Uber asiático.

Debo advertiros que las distancias en Myanmar requieren mucho más tiempo que en cualquier otro lugar, y que por tanto los trayectos de autobús suelen hacerse eternos. En este caso, el viaje viene a durar entre seis y ocho horas. Yo siempre prefiero coger autobuses nocturnos para no perder días, sin embargo, esta vez decidí tomarlo pronto, sobre las ocho de la mañana, llegando a Hpa An en torno a las cuatro de la tarde. El precio del billete fue 6.000 kyats, 3.55 euros.

Para consultar los horarios de autobús e incluso realizar las reservas, lo mejor es preguntar directamente en el hostel/hotel en el que os estéis hospedando. Normalmente suele incluir un servicio de recogida desde vuestro alojamiento, pero como Aung Mingalar está tan lejos y suele haber tanto tráfico, en el caso de Yangon tendréis que llegar a la estación por vuestros propios medios.

En Hpa An, me quedé en Lil Hpa An Boutique Hostel, de los mismos dueños que Lil Yangon Hostel, que tan poco me gustó. Lil Hpa An es completamente distinto a su hermano mayor: está limpio, los cuartos son muy acogedores, el desayuno es completo y lo único que mejoraría es el trato por parte de algunos miembros del staff. La localización es muy buena y además tiene servicio de alquiler de motos, algo que necesitaréis en este pueblo.

Al haber llegado a las cuatro de la tarde, y con el estómago vacío, fui directamente a comer algo a Veranda Youth Community Café, un restaurante y cafetería que me habían recomendado. La comida está muy buena y además es una empresa de carácter social, cuyo objetivo principal es el de emplear a jóvenes de la región de Kayin o Karen, un área que ha estado bastante castigada por los conflictos entre el gobierno militar y las distintas etnias que habitan en este estado. De esta manera, se aseguran de que estén alejados de la violencia y en contacto con el turismo, algo que les viene bien para aprender y practicar el inglés.

Después del almuerzo, pasé el resto de la tarde paseando por el pequeño lago de Kan Thar Yar, y ahí empecé a apreciar la belleza del lugar y a conocer la amabilidad del pueblo birmano, virtud que me ha hecho definir a Myanmar como “el país de la eterna sonrisa”.  A orillas de Kan Thar Yar, se desarrolla cada noche un mercadillo de comida donde probar la gastronomía birmana, que no os decepcionará. Si preferís un lugar más relajado para cualquiera de vuestras comidas en Hpa An, os aconsejo que vayáis al restaurante Wadee, a escasos metros del hostel.

 Lago de Kan Thar Yar



You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook