, , , , ,

La Guajira: Punta Gallinas

3.4.19


La segunda jornada por la Guajira fue todavía más impactante. Los paisajes son maravillosos, sin embargo, aquí es cuando la realidad toca a tu puerta y te das cuenta del grado de pobreza que hay en esta parte del país. Joaquín nos pasó a buscar en su todoterreno sobre las cinco de la mañana y pusimos rumbo al faro de Punta Gallinas. Durante el trayecto, tuvimos que detenernos en variadas ocasiones debido a la gran cantidad de niños, de no más de cinco años, que colocan una cuerda o alambre en mitad de la carretera para impedir el paso y pedir comida y dinero. Es muy triste ver como la ayuda humanitaria apenas llega a este área tan aislado de la civilización, algo que espero que haya cambiado cuando vuelva a Colombia en el futuro.

El faro de Punta Gallinas está ubicado en el extremo norte de Colombia, cercano a la frontera con Venezuela, y en lo que se denomina como Alta Guajira. Tiene una altura de 18 metros y comenzó a utilizarse en el año 1989. Próximo a él, se pueden observar las ruinas que quedaron del antiguo faro, utilizado por los españoles para orientarse en sus labores de búsqueda de perlas. Toda esta zona se caracteriza por sus acantilados rocosos y las impresionantes dunas de arena que la forman, como las de Taroa. Allí paramos durante aproximadamente una hora, de la cual utilizamos 15 minutos sólo para subir a la cima de las mismas y obtener unas vistas del mar que quitan el hipo a cualquiera. El viento era incontrolable, pero eso no nos detuvo y decidimos darnos un baño y así refrescarnos para la siguiente parte del tour: Bahía Hondita.






 Dunas de Taroa




Bahía Hondita

Se trata de una entrada de agua, que para muchos es considera como laguna interior en vez de bahía, donde habitan una gran cantidad de animales entre los que destacan tortugas y el caimán aguja, una especie de cocodrilo que a menudo es confundido con el alligator. La idea era pasar la noche en el único alojamiento que hay en Punta de Gallinas, conocido como hospedaje Alexandra, al que se accede en barca. Sin embargo, Joaquín nos comentó que después del almuerzo, el único plan que tendríamos era ver a los flamencos rosados que cada tarde visitan las proximidades del lugar. Por este motivo, y porque los flamencos pueden ser avistados en otras partes del país, decidimos volver a Uribia para tomar el autobús que nos dejaría de vuelta en Palomino.  Si decidís quedaros en una noche, comentaros que al igual que en otros lugares de Colombia, se duerme en hamacas o chinchorros (hamacas de gran tamaño) y que el precio varía según elijáis una u otra.


 Cruce en barca
 Camino hacia el hospedaje Alexandra

You Might Also Like

1 comentarios

  1. Que interesante tu blog! me gustó mucho Colombia cuando lo visité gracias a https://southjets.com/es/inicio/

    ResponderEliminar

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook