, , , , , , ,

El Valle del Cócora y una finca cafetera

6.11.18


Además de por el encanto que tienen los pueblos de Colombia, y en especial, Salento, uno de los motivos principales por los que que la gente decide alojarse en este municipio es su cercanía con el Valle del Cócora, ubicado al norte del mismo. Este valle de montaña, que forma parte de cordillera Central de los Andes colombianos y del Parque nacional de los Nevados, es famoso por ser uno de los únicos lugares donde crece el árbol nacional del país: la palma de cera del Quindío. Se trata de una especie protegida que puede llegar a alcanzar los 60 metros de altura, de ahí que sea tan especial, y los 100 años de vida. Y por si esto fuera poco, es el ecosistema ideal para una amplia variedad de flora y fauna que desgraciadamente se encuentra en peligro de extinción, como por ejemplo, el loro orejiamarillo, el tucán celeste o el oso de anteojos.

Para llegar a la entrada del parque desde Salento, hay que ir a la plaza principal y tomar uno de los jeeps con destino Valle del Cócora (lo resalto porque hay otros que van a las fincas cafeteras). El precio de ida y vuelta es de 8.000 pesos, poco más de dos euros, y el trayecto dura aproximadamente media hora. Una vez allí hay que pagar por el ingreso que va de los 3.000 pesos en adelante, dependiendo de si se hace el recorrido entero o sólo una parte del mismo. Es imprescindible llevar zapatos adecuados, si son botas de montaña mejor que mejor, ya que hay muchas partes del recorrido que están embarradas prácticamente todo el año. También es de gran importancia el tener un impermeable a mano, al ser un ambiente húmedo en el que la lluvia está presente casi a diario.

Lo mejor es iniciar la aventura a primera hora de la mañana, cuando dicen que hay mayores posibilidades de encontrar el área despejada y por tanto, sin precipitaciones. Pero la verdad es que nadie sabe a ciencia cierta cuando puede llover en este bosque húmedo y nuboso, es una lotería! Nosotros tuvimos la suerte, o la desgracia, de que hiciese un sol esplendido durante toda la mañana, y en consecuencia las temperaturas fuesen bastante elevadas, algo que no ayuda con la subida al valle.

La primera parte de la travesía dura entre dos y tres horas, dependiendo de la velocidad de cada uno y del tiempo que decidáis pararos a tomar fotos o descansar. En este tramo, de subida, es donde se ven las palmas de cera y la inmensidad del valle. Después, el paisaje cambia completamente y comienza a ser una zona selvática en la que hay que pasar varios obstáculos, como puentes colgantes o hechos con troncos de madera de gran inestabilidad. Se puede hacer el recorrido entero, que son seis horas, o llegar a lo alto del valle y darse la vuelta, sobre tres horas y media. A elección del consumidor y de sus ganas de caminar!













Y, por supuesto, otra de las razones de la gran popularidad de Salento, en particular, y del Quindío, en general, es que forma parte del eje cafetero, declarado Patrimonio de la Humanidad. Como ya sabréis, Colombia es considerado el país del café por su gran calidad y fama internacional, además de haber sido escogido como el mejor del mundo. 600.000 familias viven de este grano tan valioso que comenzó a cultivarse en el siglo XX convirtiéndose en el producto más importante de exportación colombiano. Por todos estos motivos, conviene profundizar un poco más en la historia y preparación del café visitando alguna de las fincas cafeteras de la región.

La Finca El Ocaso ofrece un tour de una hora por 15.000 pesos, cuatro euros, o uno más extenso, de tres horas, por 65.000, 18 euros. Para llegar a la misma hay que tomar de nuevo uno de los jeeps que salen desde la plaza principal de Salento. El último tour comienza sobre las cinco de la tarde, por lo que si no contáis con mucho tiempo, podéis intentar combinar el Valle del Cócora con la finca cafetera. A lo largo del tour van enseñando las distintas fases de preparación del café: primero, muestran los cultivos explicando cuando es la época de maduración y recogida, después te invitan a recolectar tus propios granos en una de las cestas típicas para llevarlo a procesar, y por último, preparas tu café mientras te van enseñando qué granos cuentan con una mejor calidad y por tanto son más caros a la venta. Al termino del recorrido os mostrarán la tienda donde podéis comprar distintos tipos de café, de diferentes sabores, todos ellos producidos en El Ocaso.

 Jeeps que van al valle y a las fincas
Finca El Ocaso






 Cafetería de la finca

You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook