, , , , , , , , , , ,

Cartagena de Indias: la Ciudad Amurallada

25.11.18


Y ahora sí, nos adentramos en la Ciudad Amurallada, el lugar más visitando de todo Colombia. Lo primero, y como recomendación, id ligeritos de ropa, con las botellas llenas de agua y energía para pasar uno de los días más calurosos de vuestras vidas. Y es que las temperaturas en esta urbe, y más durante la caminata de visita, llegan a ser infernales. Como ya os conté en el post anterior, esta fortificación fue construida para combatir los ataques de piratas procedentes de Europa cuyo objetivo era saquear a la administración española durante la época colonial. La entrada principal al recinto se hace a través de la Puerta del Reloj, ubicada entre la plaza de la Independencia y la de Coches. Nada más verla entenderéis porque lleva este nombre, por el reloj ubicado en su torre, que fue colocado en el siglo XVII. Cabe destacar que está considerada como una de las obras con más éxito de la Escuela de Fortificación Hispanoamericana y una de las mejores conservadas del Nuevo Mundo.

Una vez habiendo flanqueado la puerta, nos topamos con la escultura a Pedro de Heredia, el conquistador español que fundó la ciudad, y con las primeras fachadas coloniales de la plaza de Coches, utilizada en el pasado como punto de venta de negros africanos convertidos en esclavos. Y os preguntaréis, ¿quiénes son esas mujeres con trajes tan coloridos repartidas por todo el recinto de la fortificación? Pues bien, son las palenqueras, mujeres con raíces africanas que se dedican a la venta de frutas y dulces. Todas ellas proceden de San Basilio de Palenque, un poblado localizado a tres horas de Cartagena, donde huyeron muchos de los esclavos africanos que fueron humillados durante la conquista española. La mayor parte de estas mujeres, siempre sonrientes, se os acercaran para que os saquéis fotos con ellas a cambio de  una propina.

 Plaza de la Independencia

 Torre del Reloj
 Plaza de Coches

 Mujeres Palenqueras

Dejando a un lado a las palenqueras, comenzamos a caminar por las calles de la ciudad amurallada, llenas de coloridas casas coloniales adornadas con plantas y enredaderas que dan a esta parte de Cartagena de Indias el encanto que le caracteriza y que le ha hecho mundialmente conocida. Nos topamos con la plaza de la Aduana, la más grande, donde se albargaron las principales oficinas administrativas y el lugar elegido para colocar la estatua en homenaje a Cristóbal Colón. Un poco más adelante, está  otra de las plazas importantes, la de San Pedro Cláver, misionero y sacerdote jesuita español que dedicó su vida a ayudar a los esclavos negros que llegaban al puerto de la urbe. Sus restos se hayan en el altar mayor de la iglesia que, al igual que la plaza, lleva su nombre. Se construyó entre los años 1580 y 1654, y hoy en día es uno de los templos más escogidos para contraer matrimonio.

El Parque de Bolívar es también un punto de referencia, y el sitio escogido por los locales para descansar y protegerse del sol. En el centro del mismo se encuentra la estatua al Libertador Simón Bolívar, que como ya sabréis es la figura más destacada de la emancipación hispanoamericana. Debajo de ella se lee una de sus frases célebres: “Cartageneros, si Caracas me dio vida, vosotros me distéis gloria”. Este emplazamiento está rodeado de edificios tan importantes como el Palacio de la Inquisición, de estilo colonial y barroco, el Museo del Oro o el Banco de la República. 






 Plaza de Aduana

Monumento a Cristóbal Colón
 Plaza de San Pedro Cláver
 Iglesia de San Pedro Cláver
San Pedro Cláver desde fuera de la muralla

Pero uno de los lugares más frecuentados tanto por los autóctonos como por los turistas es la plaza de Santo Domingo, donde vive la Gorda Gertrudis, otra de las obras de arte de Botero. La Gorda tiene vistas directas a la iglesia de Santo Domingo y da la espalda a los transeúntes que deciden parar en los restaurantes y cafeterías que hoy ocupan el lugar donde antes sucedían las ejecuciones llevadas a cabo por la inquisición española. A escasos metros de aquí, entre Bolívar y Santo Domingo, se localiza la Catedral de Santa Catalina de Alejandría, una de las sedes episcopales más antiguas del Nuevo Mundo. Su estilo es herreriano, del reinado de Felipe II, y fue construida siguiendo el modelo de algunas de las basílicas ya existentes en Andalucía y las Islas Canarias. He de decir que es muy bonita y que se puede ver desde muchas de las calles que recorreréis en vuestro paso por Cartagena. Como por ejemplo, desde la vía que lleva hasta el Teatro Heredia y al Claustro de la Merced, donde están los restos del ilustre escritor y periodista colombiano Gabriel García Márquez.

Plaza de Santo Domingo con la Gorda Gertrudis
 Torre de la Catedral





 Teatro Heredia

 Claustro de la Merced
Tumba de Gabriel García Márquez

Y desde ahí, una buena opción para terminar el tour por la Ciudad Amurallada es recorrer la fortificación en dirección al baluarte de Santo Domingo, donde está el Café del Mar, el mejor lugar para ver el atardecer en Cartagena. Cuando ya se haya ido el sol,  podéis dar otro paseo para conocer la urbe de noche, comprar en alguna de sus cientos de tiendas de souvenirs o seguir la diversión en las terrazas ‘rooftop’ que hay repartidas por el recinto.

You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook