, , , , , , , , , , ,

San Gil, capital de los deportes extremos

4.9.18


Mi siguiente parada fue San Gil, una pequeña ciudad ubicada en la región de Santander. San Gil está considerada como la capital de los deportes extremos o actividades de aventura y la mayor parte del turismo viene atraído por esto. Para llegar aquí desde Villa de Leyva, es necesario coger un autobús a Tunja, la capital de Boyacá, y desde allí otro a San Gil. Se tarda aproximadamente cinco horas y el precio del trayecto es de 30.000 pesos, casi nueve euros.

Tiene bastante oferta de hostales, sin embargo muchos de ellos están prácticamente vacíos. Yo tuve la suerte de elegir bien e ir a Macondo Hostel, cuyo propietario es un australiano afincado en Colombia desde hace muchos años. Las instalaciones no tienen nada de especial pero sus trabajadores son tan agradables que la gente que atraen y el ambiente que se crea es insuperable. La noche tiene un coste de 22.000 pesos, uno de los hostales más baratos en los que me alojé, 6,40 euros, sin desayuno (lo que no supone ningún problema ya que los alrededores están llenos de restaurantes y cafeterías).

Llegué con la idea de pasar dos o tres días y acabé quedándome cinco o seis. ¿La causa? La gente que conocí en el hostel y la gran cantidad de planes que hay para hacer en la ciudad y sus alrededores. Por tanto, pude conocer bastantes restaurantes que comparto con vosotros y espero que os gusten:

· Si queréis ir a lo barato os recomiendo Paladín, situado en la plaza. Aquí es posible comer un menú (sopa de primero y un plato con arroz, patacones, ensalada y normalmente, carne o pescado con bebida incluida) por tan sólo 10.000 pesos, lo que no llega a los tres euros.
· Meson del Arriero, con platos típicos paisas, es decir, de la región de Antioquía. No os podéis ir de Colombia sin comeros una buena bandeja paisa y aunque es preferible que lo hagáis en Medellín o inmediaciones, si tenéis ganas podéis pedir una aquí.
· Gringo’s Mike para los más hambrientos. Este restaurante cuenta con una gran fama por el tamaño de sus hamburguesas, de las que pueden comer hasta dos personas, y sus cookies calientes. Los precios no son para nada elevados.
· Café Europa, para los que estéis cansados de la comida colombiana y os apetezca un buen plato de pasta o pizza. Los dueños son alemanes pero he de decir que sus pastas se acercan a las que podemos pedir en Italia.
· Para desayunar, Coffee House. Es una cafetería pequeña pero con mucha oferta para empezar bien la mañana. No es nada caro y suele incluir el café y el zumo.

El centro de San Gil no tiene mucho que ver pero siempre es bueno darse un paseo y relacionarse con la gente local para conocer un poco más acerca del lugar y sus costumbres, que seguro os llaman la atención. Una de ellas, común en toda la región de Santander, es la de comer hormigas culonas, llamadas así por lo grande que tienen el trasero. Estos insectos son atrapados cuando salen de sus hormigueros buscando rayos de sol para aparearse. Posteriormente son tostadas al fogón y se venden en bolsitas que suelen consumirse junto con una cerveza bien fresca. Y como ‘donde fueres, haz lo que vieres’, decidí probarlas y el gusto que tienen es como a cacahuete. Tened cuidado y que no os timen, muchas veces intentan venderlas a precios disparatados cuando en realidad son muy baratas, al menos en todo el área de Santander.

Si queréis hacer algo por la noche, el Parque La Libertad siempre está llena de gente “tomando unos tragos”, como dicen ellos. Si preferís “rumbear”, es decir, fiesta, podéis coger un taxi a La Isla, una gasolinera con distintos bares donde los locales suelen sentarse a beber aguardiente, alcohol típico colombiano. Iros preparando porque las resacas con él son de otro nivel…

 Calles de San Gil

 Parque La Libertad


 Catedral de la Santa Cruz

Río Fonce

You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook