, , , , , ,

Barichara y Guane

17.9.18


Al margen de los deportes extremos, otra de las cosas que se suele hacer al visitar San Gil es acercarse al pueblo vecino de Barichara, declarado patrimonio cultural de Colombia y conocido, al igual que Villa de Leyva, por ser uno de los más bonitos del país. Para llegar allí hay que coger un autobús desde la estación urbana y abonar 4.800 pesos colombianos, es decir, 1.35 euros. El pueblo, construido en piedra amarilla, es pequeño y fácil de recorrer. Además su estilo le hace ser considerado como un muy “buen ejemplo de desarrollo urbano a la manera andaluza”.

Tiene muchísimo encanto por lo que muchos de los turistas que lo visitan deciden pasar varios días allí. Es un lugar adecuado para desconectar y relajarse, tal y como dice su nombre en el dialecto indígena de los guanes: “Lugar de descanso”. El edificio que más llama la atención es la Catedral de la Inmaculada Concepción, erigida en ese mismo lugar porque según se cuenta, fue donde en el año 1702, un campesino se encontró con la Virgen. Merece la pena entrar ya que su interior está dotado de una gran belleza arquitectónica. Todo el pueblo fue construido sobre una colina así que os recomiendo subir a lo alto para obtener una mejor perspectiva.


 Catedral de la Inmaculada Concepción















Capilla de Santa Bárbara

Y no sólo por eso, si no también porque es desde ahí donde comienza el Camino Real, un sendero que une Barichara con su hermano pequeño, el pueblo de Guane. La ruta viene a durar dos horas y es extremadamente aconsejable llevar calzado cómodo, os lo dice una que fue en chanclas y acabó con ampollas en ambos pies, y agua, suele hacer mucho calor.  Este camino es el que utilizaron los grupos indígenas de los chibchas, muiscas y los guanes hasta que en 1867, el alemán Geo Von Lengerke lo pavimentase con piedras planas de la zona.

Desde ese momento, el Camino Real Centro-Oriental se convirtió en una de las principales vías de unión con las regiones colindantes, incluso con las bifurcaciones que conducían a Cartagena de Indias y Venezuela. En consecuencia,  la economía en el área  mejoró gracias a la comercialización de tejidos, harina, maíz y sal, entre otros productos. 

Y si Barichara es pequeño, Guane lo es aún más. Se puede recorrer en tan sólo cinco minutos y como al igual que yo, estaréis hambrientos después de la caminata, os propongo que paréis a comer en alguno de los restaurantes que hay y probéis el cabro a la pepitoria y la carne oreada, típico de la región. No os voy a explicar cómo es porque es mejor que lleguéis, lo pidáis y cuando os lo hayáis comido, preguntéis. Ya con el estómago lleno, os podéis acercar al famoso Museo Paleontológico y Arqueológico, muy interesante.

 Bajando hacia Guane

 Plaza principal de Guane

Para volver a San Gil hay que coger un autobús desde la plaza principal del pueblo. Es mejor que os enteréis bien de a qué hora salen antes de sentaros a comer. No suele haber muchas frecuencias así que si no os queréis quedar tirados, mejor prevenir que curar. En esta ocasión, el ticket tiene un coste de 5.600, 1.60 euros.

You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook