, , , , , , ,

Visitando el pueblo de Ella

2.2.18

La actividad turística por excelencia en todo este área montañoso de Sri Lanka es el senderismo. Uno de los principales hikes  es el de Ella Rock, que sale desde el pueblo de Ella, atravesando plantaciones de té y bosques hasta llegar a la cima de una abrupta montaña. Se suele tardar dos horas, sólo subida, y el camino es bastante complicado al no haber indicaciones. Preguntar a los locales en este caso no es una opción ya que en muchas ocasiones dan señas erróneas para que el turista se pierda. ¿Por qué? Por no haber contratado a un “guía”, una persona del pueblo que lo único que hará será subir y bajar contigo para que le pagues al finalizar el recorrido.

Yo decidí hacerlo sola siguiendo las indicaciones que Nomadic Boys, un grupo de blogueros de viajes, habían escrito al terminar su periplo por Sri Lanka. Os dejo AQUÍ en enlace por si estuvieseis interesados en visitar Ella Rock. Con sus recomendaciones y preguntando a algunos de los turistas que bajaban de la cima, conseguí hacerlo sin ningún problema. Además, en el caso de que viajéis solos como yo, siempre podéis uniros a algún grupo y compartir la aventura con ellos. Al llegar, estaba bastante nublado así que no pude ver mucho pero me sirvió para conocer a los que se convertirían en mis compañeros de viaje por las siguientes semanas.


 Inicio del sendero








 Campos de té










 La cima




Eran también un grupo de solo travellers, un chico de Nueva Zelanda y dos chicas, de Suecia y Finlandia. Se habían conocido en el hostal que os recomendé en el post anterior, Tomorrowland, y desde entonces no se habían separado. Bajé con ellos, comimos en el pueblo y conseguimos que un camión nos acercase hasta el lugar más cercano a Nine Arches Bridge, un puente del que seguramente habréis visto ya alguna que otra fotografía, ya que al igual que la roca de Sigiriya, es uno de los sitios más fotografiados en el país. Os ofrecerán hacer tours para visitarlo, sin embargo yo os recomiendo que vayáis por vuestra cuenta ya que no tiene perdida. Eso sí, hay que andar un poco para llegar hasta él.

Este acueducto, por el que pasa el tren varias veces al día, está considerado como uno de los mejores ejemplos de la construcción ferroviaria británica durante su dominio de Ceylán, como se conocía a Sri Lanka por aquel entonces. Para volver al pueblo desde allí lo mejor es enterarse de por dónde pasan los autobuses y coger uno, cosa que os costará menos de diez céntimos de euro. Hay tuktuks aparcados en uno de los lados del puente pero el precio es disparatado así que os aconsejo evitarlos.






Mis nuevos amigos me sacaban un día de ventaja por lo que después de Nine Arches Bridge, se fueron a su siguiente parada que, casualmente, era la misma que la mía. Yo decidí quedarme un día más en Ella y alcanzarles la jornada próxima. De esta manera, aproveché para madrugar y subir hasta lo alto de otra de las montañas más populares en Ella, y hermana pequeña del famoso Adams Peak (del que os hablé en el post anterior): Little Adams Peak. Está ubicado justo enfrente de Ella Rock y es un sendero mucho más sencillo, necesitándose tan sólo 30 minutos. Además, las vistas me gustaron más ya que el cielo estaba completamente despejado y pude ver el ascenso que realice el día anterior.


Después, en compañía de uno de los chicos que trabajaba en la Guest House donde me estaba quedando, nos acercamos a las cascadas Ravanna. En toda esta región son muy comunes estas caídas de agua producidas sobre todo por la lluvia que se acumula en lo alto de las montañas durante la época del monzón. Las Ravanna no son las más bonitas pero sí las más conocidas al estar situadas justo al lado de la carretera. Aseguraros de visitar alguna cascada durante vuestro paso por Ella, y si podéis pasar el día entero disfrutando de la naturaleza, mejor que mejor!

 Ella Rock desde Little Adams Peak
 98 Acres Resort


Ravanna Falls

You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook