, , , , , ,

Western Australia: primeras paradas

11.8.17

Y llega la parte más interesante de mi viaje por la costa oeste de Australia… la aventura! Llevaba mucho tiempo queriendo conocer esta zona del país, me habían hablado maravillas, pero no encontraba ni el tiempo ni la manera de poder recorrerlo. Yo supuestamente me iba a trabajar al norte pero en cuestión de segundos cambié de idea, busqué gente interesada en hacer el mismo viaje y cuando los encontré, compré un billete a Perth para el día siguiente. Y os preguntaréis, ¿cómo buscaste a estas personas? Pues bien, existen grupos de Facebook en los que jóvenes como yo escriben publicaciones ofreciendo sitios libres en sus coches o buscando gente para poder alquilar un vehículo y conocer este maravilloso país. Entre ellos están Australian Backpackers y Australia Backpackers.

¿Con quién viajé yo? Encontré a James, un chico inglés que acababa de comprarse un todoterreno para dar la vuelta a Australia en dos años. Él ya había contactado con otras dos personas: Bendik e Ida, un noruego y una noruega que tampoco se conocían entre ellos. Bendik acababa de terminar su año de intercambio estudiando Medicina en Melbourne, Ida llevaba ocho meses viajando por el mundo. Hablamos un poco de lo que queríamos cada uno y de lo que esperábamos de esta aventura, nos entendimos y quedamos en Perth para comenzar la ruta, no sin antes repasar las cosas que necesitábamos para llevarla a cabo (Consejos para viajar la Costa Oeste australiana).

El primer día lo dedicamos a comprar lo imprescindible y tan sólo condujimos un rato hasta que comenzó a oscurecer y decidimos parar a acampar cerca del pueblo de Lancelin, conocido por sus dunas. La siguiente jornada nos levantamos al amanecer y nos dirigimos a Wedge Island, una playa de arena blanca y aguas turquesas. Lleva este nombre porque enfrente de ella hay un pequeño archipiélago al que es posible cruzar cuando la marea esta baja. Sólo se puede acceder en 4x4 y es curioso porque a la entrada de la misma hay unas 350 chabolas, construidas en el pasado por pescadores y pastores, que ahora pertenecen a gente que las utiliza con fines vacacionales y para proteger el entorno que las rodea.

 Amaneciendo 

 Wedge Island



Era temprano y hacía un poco de frío así que decidimos seguir la marcha hasta llegar al desierto de los Pinnacles, en Nambung National Park. Aquí es donde compramos el pase para entrar en todos los parques nacionales de Western Australia. Pagamos 44 $ en total por el ‘Holiday Pass’, que permite visitar los entornos naturales que el Gobierno de esta región posee durante cuatro semanas. Es obligatorio colgarlo en la parte frontal del coche una vez dentro de estos lugares y quitarlo cuando se salga de los mismos. Este desierto llama la atención por los pináculos, unas formaciones de roca caliza cuyo origen viene de las acumulaciones de conchas de moluscos marinos hace millones de años atrás. Se puede recorrer con el coche y no lleva mucho tiempo al ser todo bastante similar.


 The Pinnacles






Abandonamos The Pinnacles para seguir avanzando, sin embargo, y al no haber parado en las famosas dunas de Lancelin, nos topamos con la Reserva de Bookkepers, con grandes montañas de arena, y decidimos hacer una pausa. Pasamos un buen rato por allí, corriendo de lado a lado, intentado hacer sandboard con las tapas de unas cajas de plástico que no íbamos a utilizar y planeando donde parar a acampar. Al final lo hicimos en un área de descanso próximo al pueblo de Geraldton.


 Dunas de Bookkepers 




You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook