, , , , , , ,

Western Australia: Hutt Lagoon, Kalbarri y Shark Bay

13.8.17

Hutt Lagoon, también conocido como el lago rosa, fue nuestro siguiente punto. Es de agua salada y tiene 70 kilómetros cuadrados. Pero esta laguna no es conocida por el tamaño si no por el color. En sus aguas habita una bacteria, Dunalliela salina, que tiñe los sedimentos de rosa. Dependiendo de la hora y de la luz del día, este color se ve incrementado. Como curiosidad, Hutt Lagoon tiene la mayor producción de micro algas del mundo y los sedimentos rosados son utilizados como colorante alimentario y para maquillajes.








Seguimos subiendo hasta llegar a Kalbarri National Park, con una superficie de 1.839,04 kilómetros cuadrados que llegan hasta la costa. En la zona más próxima al mar, visitamos Castle Cove y el Natural Bridge, unas formaciones rocosas creadas por la fractura y erosión de los acantilados circundantes. Es un paseo que no lleva más de 15 minutos y además, si vais en invierno podréis incluso observar ballenas.

Y si Kalbarri es popular por algo, es debido a la Nature Window, un arco formado por las rocas. Es uno de los sitios más fotografiados en la West Coast, sin embargo, nosotros no pudimos llegar a él al estar cerrado por reformas. Aún así, dimos una vuelta por el parque bajando hasta las orillas del río Murchison. Estuvimos por allí hasta que empezó a oscurecer y decidimos seguir la marcha para buscar un lugar donde dormir. Al final, lo hicimos en un área a tres horas del siguiente destino.













A la mañana siguiente nos levantamos al salir el sol y pusimos rumbo a Shark Bay. Se trata de una bahía considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. No es para menos, su belleza es incomparable, empezando por Shell beach, una playa de 70 kilómetros formada por millones de pequeñas conchas que van hasta los 10 metros de profundidad. Al contar con un 4x4, condujimos por la orilla hasta llegar a un lugar desierto, sólo para nosotros, donde pasamos las primeras horas del día. Cuando llegamos hacía bastante malo pero a medida que iba pasando el tiempo, fue abriendo y pudimos ver como cambiaban los colores del agua hasta convertirse en trasparente.

Pasado Shark Bay, de camino a Denham, el único pueblo que hay en esta zona, nos recomendaron visitar Eagle Bluff. Son unos acantilados en los que la mayoría de las veces se pueden divisar delfines, tiburones e incluso dugongs, unos curiosos animales marinos provenientes de la misma familia de la ya extinguida vaca marina. El resto del día lo aprovechamos para descansar en Little Lagoon, una laguna con área de barbacoa donde muchos aprovechan para pescar o simplemente relajarse.

Esa noche decidimos darnos el lujo de dormir el camping Denham Seaside Tourist Village, que nos costó 55$ por una parcela y cuatro personas. Y cuando digo lujo es porque es bastante difícil encontrar duchas publicas en el camino, y por lo bien que sienta preparar la cena en una cocina normal y poder lavar los platos sin medir el agua que se gasta. ¡Welcome to the camping way of life!








 Eagle Bluff


 Emús
 Little Lagoon
Vistas desde el camping en Denham

You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook