, , , ,

Tiburones ballena en Oslob

28.3.17

Una de las cosas que más nos llamaba la atención de visitar la isla de Cebú era el poder nadar con los tiburones ballena. Sin embargo, esta experiencia no resultó como esperábamos y nos dejó un sabor de boca bastante amargo. Para ir de Moalboal a Oslob, uno de los sitios más populares para realizar esta actividad, hay que coger dos autobuses: el primero de ellos, que sale desde la carretera principal del pueblo, va a Bato y tiene un coste de 70 pesos filipinos (1.30 euros); el segundo cuesta tan sólo 20 pesos (40 céntimos) y te deja directamente a las puertas del “observatorio de ballenas”.

Nadar con un animal de estas características es alucinante, pero aun así no recomendaría este tour bajo ningún concepto y probablemente de haber sabido cómo era hubiésemos obviado la parada de Oslob. El avistamiento de estos cetáceos tiene lugar a primera hora de la mañana, por lo que si estáis interesados deberéis llegar sobre las ocho. Nada más entrar al recinto donde se contrata el tour nos topamos con la interminable cola que formaban turistas procedentes de todos los puntos del planeta. Al llegar nuestro turno pagamos los 1.100 pesos filipinos (20 euros) que nos pedían a cada una, dejamos nuestras pertenencias en unas taquillas candadas y nos dirigimos a la charla de “concienciación” que te dan antes de meterte al agua.

En ella te explican lo que dura la aventura, 30 minutos, y las cosas que no debes hacer durante los mismos. Entre estas instrucciones están la de no llevar crema solar o no acercarse al animal para evitar el contacto físico con él ya que se pueden producir efectos dañinos para el mamífero. Pero os podéis imaginar la cantidad de gente que no hace caso de las indicaciones importándoles sólo el conseguir la mejor selfie con el tiburón ballena.

Pasada la charla, organizan los grupos y asignan a cada uno un guía que es el que dirige la pequeña embarcación durante los menos de dos kilómetros que se recorren desde la costa. Normalmente, los tiburones ballena no se acercarían tanto a tierra y el hecho de que lo hagan y de que se pueda estar tan cerca de ellos es que colocan barcos pesqueros para alimentaros y así atraerlos y que los turistas puedan verlos. Nosotras no esperábamos que fuese de esta manera y al vernos envueltas en la aglomeración de gente que nos vimos sentimos que nos habíamos equivocado viniendo a este lugar.











Entiendo que mucha gente quiera vivir esta experiencia,  al igual que yo lo hice, pero les daría un consejo y es que se informen antes en qué condiciones se llevan acabo este tipo de excursiones y si pueden ser nocivas para los seres vivos, ya que estoy segura que habrá áreas en las que el avistamiento se realice de una forma más organizada y menos dañina.

You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook