, , , ,

Puerto Princesa y el río subterráneo

7.3.17

Nuestra siguiente parada fue Puerto Princesa, la capital de la isla de Palawan. La ciudad en sí no tiene gran cosa que ofrecer, sin embargo son muchos los que deciden hacer una parada aquí, sobre todo por su aeropuerto, el más accesible del archipiélago. Para ir desde Port Barton a Puerto Princesa cogimos de nuevo un minibús. Esta vez el trayecto fue de tres horas aproximadamente y nos costó 300 pesos por persona, es decir, cinco euros. La parada de autobuses está a las afueras por lo que es necesario coger un triciclo para llegar hasta el centro. No paguéis más de 100 pesos por el servicio, intentad regatear lo máximo que podáis.

De allí nos fuimos en busca de un hostal. La mayoría de los mochileros suelen quedarse en el Dallas Inn, uno de los más atractivos y con precios económicos. Por desgracia estaba lleno las dos noches que estuvimos en Puerto Princesa así que tuvimos que pagar un poco más alojándonos en el hotel We Travelers Inn, lo que no nos importó porque pudimos reponer fuerzas para seguir con nuestra vida de ‘backpackers’. Una vez dejamos nuestro equipaje, decidimos explorar la urbe pasando por su mercado y dando una vuelta por el paseo marítimo, que se suele llenar de gente al caer la tarde. Es un buen sitio para cenar o tomar unas cervezas con los locales.


 Calle principal de Puerto Princesa por el día


 El mercado




 Paseo marítimo


Pero como ya os he dicho, Puerto Princesa es un lugar de paso y de conexión con el Parque Nacional del río Subterráneo. Este río es Patrimonio de la Humanidad y está considerado como una de las siete maravillas del mundo. A pesar de su gran longitud, tan sólo es posible recorrer 8.2 kilómetros, de los cuales 1.5 están abiertos al público, dejando el resto para investigadores de diversas partes del mundo. Estos científicos vienen también atraídos por la amplia flora y la fauna de la zona, y es que el parque posee ocho de los trece tipos de bosque que existen en el continente asiático, 800 especies de plantas, y 214 especies de animales entre aves, mamíferos y reptiles.

La mejor forma, o la más sencilla, para visitar el río es reservar un tour. Suelen ofrecerlos en la mayoría de hostales y hoteles e incluso en pequeñas oficinas de turismo por las calles de Puerto Princesa. El precio estándar es de 1.500 pesos filipinos, 28 euros, incluyendo el transporte ida y vuelta, comida, y el recorrido por la cueva. Es recomendable ir a primera hora de la mañana para no encontrarse con grandes colas, nosotras tuvimos que esperar bastante para poder entrar y lo que vimos tampoco nos pareció para tanto.

Te pasan a buscar sobre las ocho de la mañana y se suele tardar una hora en llegar, pero nosotros estuvimos casi el doble. Al llegar allí hay que esperar para coger la embarcación que te deja en el parque y después hay que hacer otra cola para tomar la barca que pasea por el río subterráneo durante 45 minutos. A la entrada veréis una gran cantidad de monos y de lagartos monitor que os harán más amena la demora. Ya dentro, podréis admirar la formación de estalactitas y estalagmitas y observar los muchos murciélagos que habitan en la gruta. Si todo va bien, estaréis de vuelta en Puerto Princesa sobre la una de la tarde. Bajo mi punto de vista, si viajáis con el tiempo justo dedicad más días a otra zona en vez de hacer esta excursión.

 Sabang, desde donde se coge el barco 


 Playa por la que se accede al parque













You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook