, ,

Un día por Manila

2.1.17

Como dije en el anterior post, Manila es una ciudad de gran tamaño donde el caos es el protagonista y por tanto, no es necesario más de un día para visitarla. La ruta que recomendaría seguir comienza en el barrio de Intramuros, situado junto al río Pasig. Aquí es donde empezó a originarse la capital de Filipinas, que fue fundada en 1571 por el almirante español Miguel Gómez de Legazpi. En consecuencia, todo esta área mantiene una arquitectura colonial española que a mi amiga Sara y a mí nos hizo sentir como en casa, si no fuese por la cantidad de filipinos que nos encontramos ofreciéndonos tours en el famoso triciclo, otro de los vehículos típicos del país, similares a los tuk-tuks tailandeses.

Las principales atracciones de la zona, que se encuentra amurallada, son la catedral de la Inmaculada Concepción, patrona de las islas Filipinas; el Palacio del Gobernador, antigua residencia del mismo durante el colonialismo español, hoy convertida en oficinas del Gobierno de la República; el Fuerte de Santiago (entrar cuesta 75 pesos, es decir, 1.50 euros), donde José Rizal, héroe nacional filipino, fue encarcelado; o la iglesia de San Agustín, la más antigua del país e incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

 Catedral de Manila


 Palacio del Gobernador

  Fuerte de Santiago


 Museo de Rizal en el Fuerte


El otro lado del río Pasig
 Calles de Intramuros
 Iglesia de San Agustín



Las calles empedradas de Intramuros se entremezclan con otras de menor tamaño con características similares a las que se pueden encontrar en cualquier otra parte de Filipinas e incluso de Asia: cableados, pequeños restaurantes familiares, niños y perros por  todos lados… Un buen lugar para tener una perfecta perspectiva de este barrio en concreto, y de la urbe en general, es la terraza del hotel The Bay Leaf. Podéis aprovechar para cenar allí disfrutando del atardecer o si tenéis un presupuesto más reducido, descansar tomando algo para continuar la ruta.






 Catedral desde la terraza
Parte de la muralla desde la terraza

Desde el hotel hasta el parque Rizal, el siguiente punto turístico, hay sólo 12 minutos a pie. Este espacio verde fue donde tuvieron lugar muchos de los acontecimientos más importantes de Filipinas, como la muerte de José Rizal, de quien lleva el nombre. Rizal luchó por conseguir reformas en el régimen colonial español y ayudar así al pueblo filipino. Por este motivo, el 30 de diciembre de 1896 fue ejecutado acusado de estar asociado ilícitamente a movimientos revolucionarios. La declaración de la Independencia del dominio estadounidense también se celebró aquí. Además del monumento levantado en memoria a Rizal, el Kilómetro Cero del país está ubicado en el mismo recinto.

El mejor sitio para ver el atardecer está próximo al parque Rizal y es el malecón, en el boulevard Roxas. Es un paseo que bordea la bahía y que resulta muy agradable recorrer al caer la tarde, momento en el que muchos manileños se reúnen ahí y hacen que el ambiente sea aún más especial.




 Monumento a Rizal

 El Malecón



 Bangkas, embarcación típica filipina





Para acabar el día, podéis hacer como hicimos nosotras, tomar un Uber, Grab o taxi y dirigiros al área de Makati, el distrito financiero. Se caracteriza por sus rascacielos y destaca por ser una de las zonas más animadas de la capital filipina y es que aquí es donde están la mayor parte de los centros comerciales, restaurantes, bares y discotecas.

 Calles de Makati


Vistas de Makati desde el hotel City Garden

Si contáis con más tiempo, es recomendable que os acerquéis a Chinatown, el barrio chino más antiguo del mundo o a Divisoria Market, un mercado donde poder comprar souvenirs a precios bajos. Eso sí, dicen que este último sitio no es muy seguro para los turistasy que hay que tener cuidado con las pertenencias.



You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook