, , ,

De Banaue a Buscalan

12.1.17

Buscalan fue, posiblemente, uno de los lugares de Filipinas que más me gustó. Se trata de una aldea ubicada en las montañas del municipio de Tinglayan, en la región Kalinga. Llegar hasta ahí es complicado y más si vas a la aventura, como fue nuestro caso. Ya comenté en el anterior post que después de ver los campos de arroz de Banaue y Batad, cogimos un autobús público a Bontoc. Teníamos que llegar allí antes de las dos de la tarde, cuando sale el último jeepney hacia Buscalan, sin embargo por el camino nos encontramos con el enorme desprendimiento de una montaña y estuvimos horas parados hasta que consiguieron retirarlo de la carretera.

Nos dijeron que en una hora todo volvería a la normalidad, lo que a nosotras nos pareció bastante improbable viendo la cantidad de tierra que había caído y el ritmo al que trabajaba la única excavadora que había. Y así fue, estuvimos más de cuatro esperando bajo la lluvia para poder retomar la marcha. En este tiempo conocimos a unos jóvenes filipinos cuya intención era también llegar a Buscalan. Viajaban en una furgoneta privada, algo que sale rentable contratar si se viaja en grupo, y nos ofrecieron unirnos a ellos al disponer de dos sitios libres. Aceptamos sin dudarlo, y menos mal, porque si no habríamos tenido que hacer noche en Bontoc y esperar al día siguiente para coger el jeepney.

En condiciones normales, para ir de Manila a Buscalan, hay que coger un autobús hasta Banaue (nueve horas), de ahí otro a Bontoc (dos horas y media, aproximadamente) y posteriormente un jeepney (una hora y media).

 El desprendimiento

 Nuestros amigos filipinos, Salamat!!!!

Sara y yo pretendíamos llegar de día, ya que la travesía hasta la aldea no termina al bajar del jeepney. El pueblo está en medio de las montañas de La Cordillera y por tanto hay que caminar durante una hora para alcanzarlo. Son los habitantes del poblado los que se encargan de bajar a buscar a los visitantes e indicarles el camino a seguir, no apto para vagos al ser cuesta arriba y con una dificultad media.  De esto no nos dimos cuenta hasta el día del regreso ya que la subida la hicimos a oscuras, alumbradas tan sólo por la linterna de los móviles.


La mayor parte de la gente que va se queda varias noches a dormir allí para poder así convivir con la gente. Por ello es recomendable contactar con antelación con alguno de los paisanos y asegurarte de que conocen de tu existencia y que puedan buscar una vivienda donde alojarte. Nosotras nos quedamos en casa de Charlie, uno de los personajes más célebres de Buscalan, por detrás de la anciana Whang Od, de la que hablaré más tarde. Nos comunicamos con el a través de SMS, si estáis interesados podéis escribirle y él os recibirá encantado. Su número es: +63 (0) 998 188 8697. Hay que tener en cuenta que no hay cobertura en todo el área, aunque sorprendentemente él suele contestar al instante gracias a un invento que no comprendí muy bien (cuelga el móvil del tendedero a través de un cable y así le funciona). Cada noche son 250 pesos, es decir, cinco euros

PD: Nos olvidéis de llevar la comida correspondiente a los días que os vayáis a quedar. Allí podréis cocinar. 

 Descendiendo del poblado
El famoso Charlie

You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook