, ,

Tailandia: las islas Phi Phi

17.2.16

Las islas Phi Phi son una de las imágenes más difundidas de Tailandia. Hasta hace relativamente poco, se trataba de unas islas vírgenes que apenas eran visitadas. Sin embargo, tras el rodaje de la película “La playa” (1999), que protagoniza Leonardo Di Caprio, comenzaron a ser explotadas y acondicionadas para el turismo. Su belleza sigue siendo la misma pero la gran cantidad de turistas que las visitan día tras día hacen que resulte prácticamente imposible disfrutar de ellas como se debería.

Nosotros decidimos contratar una excursión de un día desde Phuket. Pagamos 1.600 baths, lo que equivale a 40 euros, sin incluir la tasa que hay que abonar una vez se llega allí al estar dentro del Parque Nacional de las islas Phi Phi. El tour ofrecía varias paradas, la primera de ellas fue Koh Pai, también conocida como Bamboo island. Es un pequeño archipiélago circular que se puede recorrer en tan sólo una hora. Destaca principalmente su arena fina, su vegetación y el ser la única isla de la zona en la que no hay acantilados de roca caliza.

Estuvimos 45 minutos y después emprendimos de nuevo el viaje para parar en Monkey beach, un arenal al que se necesita ir en barco. Su principal atractivo son los monos que lo habitan y que al estar acostumbrados a que los turistas los alimenten, se acercan sin temor a los humanos. He de decir que no sé si había más monos o personas, ya que todas las agencias turísticas incluyen una parada en este curioso lugar. No os preocupéis si no tenéis nada para darles de comer, el guía del tour os preguntará varias veces si hay alguien interesado en comprar cacahuetes. ¡Está todo pensado!

 Bamboo island





 Monkey beach




Y después de alimentar a los primates, llegó la hora de que comiésemos nosotros. Nos llevaron a la hermana mayor de las islas Phi Phi, Phi Phi Don, concretamente a un restaurante con terraza desde la que las vistas eran increíbles. Me habría gustado poder quedarme más tiempo ya que se puede hacer una ruta que te lleva hasta lo alto de uno de los acantilados, al Viewpoint, situado a 186 metros de altura. Desde allí se puede apreciar la forma de pesa que tiene el archipiélago, dos islotes unidos por un pasillo que separa el mar dejando a un lado aguas cristalinas y al otro, de color más oscuro.

Ya con el estómago lleno volvimos a subir al barco en dirección Phi Phi Lee, la pequeña. En el trayecto pudimos ver Pileh Cove y la cueva de los Vikingos, donde se dice que en la antigüedad se refugiaron piratas procedentes de Malasia que dejaron sus huellas en forma de pinturas. Actualmente, este espacio es utilizado por gente local para la cría de golondrinas, al ser sus nidos muy valorados en el mercado. Se puede visitar su interior pero no tuvimos tiempo para hacerlo.


El último lugar que visitamos fue la más que conocida Maya Bay, donde se rodaron la mayor parte de las escenas de la película de Leonardo di Caprio.  Tuvimos la suerte de que no hacía mucho sol e incluso llovía a ratos. Por tanto, no había tantos turistas como suele haber en un día normal y pudimos movernos a nuestras anchas sin preocuparnos por nada. Os recomiendo que no os quedéis todo el tiempo a la orilla de la playa como mucha gente hace, daros una vuelta por la isla y veréis lugares muy bonitos.

 Llegando a Koh Phi Phi Don
 Vistas desde el restaurante


 Cueva de los vikingos
 Entrando a Maya Bay




You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook