, , ,

Tailandia: llegada a Bangkok y alojamiento en Khao San Road

5.1.16

Una vez solucionado el tema de vuelos y visado y habiendo franqueado el control de seguridad, lo único que queda es comenzar la aventura. Lo primero en lo que pensamos nosotros al llegar al aeropuerto de Don Mueang (DMK), el más pequeño de los dos aeródromos con los que cuenta la capital tailandesa, fue cómo ir desde allí hasta el centro de la ciudad, o mejor dicho, hasta Khao San Road, zona en la que dormiríamos los siguientes días.

Hay varias opciones: el autobús público, la más barata y la menos recomendable por la facilidad de perderse (los tailandeses no hablan muy bien inglés por lo que preguntarles muchas veces no es la solución); el taxi, la más rápida y cara, ya que al ser turistas intentan aprovecharse de la situación (algo que hay que aprender desde que se pone un pie en el país: no coger un taxi sin taxímetro porque la cifra a pagar puede ser el doble de lo normal); o bien tomar uno de los transfers que paran en la puerta de llegadas, definitivamente la mejor decisión. El ticket se puede comprar a la salida, no es caro y además cuenta con aire acondicionado y WIFI.

En aproximadamente 40 minutos estábamos en todo el caos, y nunca mejor dicho, de Khao San Road. Nuestro siguiente objetivo era encontrar un lugar bueno, bonito y barato donde dormir, dentro de las posibilidades existentes ya que hay que tener en cuenta que esta zona es la destinada al turismo de mochileros. Y os aviso con antelación, es un lugar bastante agobiante, siempre lleno de gente, música y fiesta; y aunque al llegar estaréis deseando abandonarlo, se le acaba cogiendo cariño al ser difícil encontrar otro sitio como este en el mundo. Por tanto, durmáis ahí o no, es una visita obligatoria.

Eso sí, tened en cuenta a la hora de seleccionar el hospedaje, no vaya a ser que tengáis alguna discoteca debajo. Si queréis alguna recomendación, podéis consultar los hostales donde estuvimos nosotros: Wild Orchid Villa, 600 baths por una habitación doble con baño compartido, es decir, 15 euros; Four Sons Village, 450 baths por una doble con baño privado, 11 euros; o por el mismo precio pero con baño compartido, Lamphu House, que fue el que más nos gustó.

Y volviendo al tema de Khao San Road, y a pesar de las grandes aglomeraciones que se forman, esta área tiene también sus ventajas. Una de ellas es que está situada cerca del Gran Palacio de Bangkok y de los principales templos. Otra, la gran variedad de cosas que se pueden hacer: desde salir de fiesta, probar la comida tailandesa en cualquiera de sus puestos callejeros, darte un masaje thai o recorrer sus puestos de ropa, bolsos, carteras y demás.

 Calles de alrededor de Khao San Road
 Khao San Road de día
 Puestos de comida y ropa




 Khao San Road por la noche





You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook

Blog Archive