, , , , , , , , ,

Fraser Island, parte I

19.6.15

Hace un par de semanas, aprovechando mi mes de vacaciones de la escuela, decidí irme a pasar un fin de semana a Fraser Island, la isla de arena más grande del mundo. Se encuentra en el estado de Queensland, justo encima de Brisbane, su capital, y es Patrimonio de la Humanidad desde 1992. Es difícil acceder a ella ya que es necesario contar con un vehículo 4x4, por tanto, bajo mi punto de vista, sale mejor reservar un tour organizado.

Fue mi primer viaje en solitario pero gracias al tour pude conocer a personas muy interesantes, jóvenes de todas las partes del mundo que al igual que yo están viajando o viviendo en Australia. En las Antípodas hay diversas agencias dedicas a organizar estos viajes, como por ejemplo Peterpans Adventure Travel, con la que fui yo. Por aproximadamente 330$ tuve alojamiento, dos noches en Rainbow beach y una en tiendas de campaña en Fraser Island, transporte hasta la isla, guía y comida.

Fui hasta Rainbow beach en tren, tardé cuatro horas, por lo que si podéis alquilar un coche se os hará menos pesado. Una vez en Rainbow beach me quedé en el Pippies Beachhouse Backpackers, un hostal con un gran ambiente situado en una zona dedicada exclusivamente a jóvenes viajeros. Al día siguiente nos tuvimos que levantar a las seis de la mañana para poner rumbo a Fraser. En la puerta del hostal nos esperaba nuestro guía Adrien, un australiano muy simpático.

Mi grupo estaba formado por gente procedente de Estados Unidos, Holanda, Suecia, Francia, Inglaterra, Escocia… Un buen fin de semana para practicar el inglés, sin una sola palabra de español! Para entrar en Fraser es necesario tomar un pequeño ferry y una vez en la isla… a conducir! Además el tour permite manejar el 4x4 a quien lo desee, yo soy muy peligrosa y preferí ir admirando el paisaje…

 Ferry
 Nuestro coche en el ferry

Interior del 4x4

Para poneros en situación, esta isla, ahora conocida como Fraser, antiguamente se llamaba K’gari, que en lengua aborigen significa ‘Paraíso’. En ella vivió el pueblo Butchulla, descubierto por el explorador británico James Cook en 1770. Más tarde, en 1836, el barco Stirling Castle naufragó en las costas de la isla con 18 personas, entre ellas el Capitán Fraser y su mujer. Según contó esta, fueron capturados por los aborígenes durante varias semanas y el capitán, herido por una lanza disparada por uno de los Butchulla, murió esperando a ser rescatado. En consecuencia, se cambió el nombre de K’gari a Fraser Island.

Cuando llegamos nos estaban esperando sus actuales habitantes, los dingos, un animal típico australiano similar a un perro pero salvaje. Hay que tener cuidado con ellos y seguir ciertas normas impuestas, como no alimentarlos o molestarlos ya que son peligrosos, tanto que 2001 atacaron a un niño de nueve años hasta causarle la muerte.

La primera parada que hicimos fue el lago Mckenzie, un paraíso con la arena más blanca y fina que he podido ver, aguas cristalinas y rodeado de una abundante flora. Está formado sólo y exclusivamente por agua de lluvia, ningún arroyo o manantial lo alimentan y su arena es tan buena que es utilizada para exfoliar, dar brillo a los dientes e incluso nutrir el cabello.

Dingos 

 Lago Mckenzie




Mi grupo en el lago Mckenzie

You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook