, ,

Sydney, parte II

28.5.15


Antes de poner rumbo hacia la Opera House, comentaros que justo enfrente del Anzac War Memorial está situado el Museo Australiano, el más antiguo de Australia y en el que se pueden encontrar distintas colecciones relacionadas con la antropología y la historia natural. El precio de entrada es de 15$, 8$ si cumplís los requisitos para optar a la reducción de la tarifa.

Si se continua por Park Street, la calle que atraviesa Hyde Park, se llega hasta el Ayuntamiento de Sydney, uno de los puntos habituales de quedada tanto entre los habitantes de la ciudad como entre los turistas que desean realizar tours. (Por cierto, podéis encontrar tours gratuitos aquí). El ayuntamiento fue construido en 1880 y justo en la acera de enfrente, años más tarde, se levantó el Queen Victoria Building.

Es un imponente edificio diseñado en estilo renacentista romántico por el arquitecto George Mcrae. Desde sus orígenes ha sido utilizado para fines comerciales, actualmente en él están algunas de las tiendas más lujosas de la ciudad. Cabe destacar que lleva este nombre por la reina Victoria de Reino Unido, a la cuál se puede ver representada en una estatua justo delante de la entrada principal, en la plaza Bicentenario. Esta pieza estuvo en Irlanda hasta 1947 y en 1987 llegó a Sydney como regalo del Gobierno de la República irlandesa a Australia.

 Ayuntamiento

 
 Queen Victoria Building





Estatua de la reina Victoria

Otra parada opcional antes de llegar a los símbolos de la urbe es la Sydney Tower Eye, de 309 metros de altura. Se puede divisar prácticamente desde todas las partes de la ciudad y es sin duda uno de los elementos principales del skyline. Los tickets para subir a ella valen 26$, 16 con reducción y si los compráis online suelen salir más baratos. Eso sí, los australianos a los que pregunte si merecía la pena me dijeron un “no” rotundo. 

 Sydney Eye Tower


Si preferís evitar esta visita podéis seguir George Street, una de las arterias del distrito financiero que acaba precisamente en Circular Quay, el puerto más turístico de Sydney y probablemente uno de los más turísticos del mundo. Desde él se puede ver el famoso puente de la Bahía de Sydney, Harbour Bridge, y la Opera House, que definitivamente acapara toda la atención de los transeúntes. Es una buena opción para comer y los precios no son desorbitados para las vistas que tiene. Podéis tomaros algo en el Opera Bar o Buckley's, dos de los sitios donde estuve yo. 

La Opera House fue diseñada por el arquitecto danés Jorn Utzon e inaugurada  en 1973. Además en 2007 fue declarada como Patrimonio de la Humanidad y no es para menos ya que es uno de los edificios más conocidos del siglo XX. Los tours por el interior tienen un precio que va desde los 28$ en adelante, pero bajo mi punto de vista es mejor si buscáis tickets baratos para poder disfrutar de alguna de las obras de teatro, ballet u ópera que acoge.

 Harbour Bridge
 Opera House desde el Opera Bar



Al lado derecho de la misma está el Real Jardín Botánico, un gran espacio verde que además de ofrecer unas vistas increíbles de la ciudad, posee una gran colección de plantas. Con 30 hectáreas de extensión es el espacio ideal para relajarse después de una jornada de trabajo o incluso después de un día intenso de turismo. 

Opera House desde la entrada al Royal Botanic Garden







 Vistas desde el jardín







You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook