, , , , , , , , , , ,

Primera semanas en Australia

21.3.15


Una vez recuperé las horas de sueño, o creí haberlas recuperado, ya que el jet lag hizo acto de presencia durante prácticamente toda mi primera semana, aproveché para conocer la zona en la que vivo: Surfers Paradise, y de la que os hablaré con mayor detalle cuando os presente la ciudad. En el hostal cada día era diferente, cada día compartía cuarto con personas distinas y por tanto, conocí a gente de diversos países, como por ejemplo Suecia, Canadá, Estados Unidos, Argentina e incluso un grupo de españoles que estaba recorriendo Australia en bicicleta.

La vida de los hostales, o backpackers, es divertida y siempre tienes algo que hacer o alguien con quien estar pero hay momentos en los que te entra el agobio y deseas un poco de intimidad e incluso echas de menos las rutinas. Por este motivo, en mi tercer día en Australia, me puse como loca a buscar habitaciones en pisos compartidos para que al acabarse mi reserva de una semana en el backpackers pudiese mudarme y asentarme. En las Antípodas la forma más rápida de encontrar piso es a través de la página web Gumtree, Flatmates o Easy Room Mate.

Tuve la suerte de que el primer día de búsqueda encontré una casa que me gustó, con compañeros que por supuesto, también me gustaron. Son de Francia, Italia, Taiwán y la República Checa, ideal para no hablar en español y practicar el inglés. Además, es un chalet grande con jardín y vistas al río. Pero no todo iba a ser de color de rosa, el chico que dejaba la habitación no se iba hasta el día 21 así que he tenido que esperar hasta ayer. Tenía que decidir entre pasar otra semana más de hostal, que no me apetecía mucho y me salía más caro, o buscar una habitación para una semana. Aquí, en Gold Coast, hay mucho movimiento de personas que llegan, otras que se van, y gracias a una amiga, cuya compañera de habitación se mudaba a otro sitio, encontré un lugar donde quedarme: en el piso 21 de un edificio llamado Cóndor, con vistas al mar y a los canales.

 Surfers Paradise
 Vistas desde mi casa
 Vistas desde el piso donde he estado una semana


Llegué el viernes, el sábado ya tenía piso y el lunes empecé las clases, todo fue muy rápido y esa primera semana estuvo un poco marcada por el caos, ese caos que siempre aparece en los inicios, porque nunca son del todo fáciles. Me hice la tarjeta del banco, la del móvil, la del transporte (papeleo y más papeleo) y decidí comprarme una bici, si señores, una bicicleta, quién lo diría! El transporte en Australia es muy caro y moviéndome en bicicleta puedo ahorrarme unos cuantos dólares a la semana. También tuve tiempo para el ocio e hice la primera excursión, de la que también os hablaré en un post aparte, y salí a conocer la vida nocturna, que adelanto, no está nada mal.

La segunda semana, es decir, esta, he comenzado a buscar trabajo, hay que ahorrar para poder viajar y conocer Australia y alrededores. No es tan fácil como dicen, y menos ahora que es temporada baja debido a que está llegando el invierno. Sin embargo, me siento orgullosa de que en dos días buscando he tenido dos entrevistas y en las dos me han cogido, pero por cuestiones de visado y de horarios no he podido decir que sí. Esta semana seguiré echando los famosos resumés, porque aquí no les llaman currículums,  que traen locos a todos los que acabamos de llegar. Por último, deciros que ya me he aficionado a las barbacoas australianas (barbies), prácticamente cada semana tienes una o dos y al ritmo de vida, me da tiempo a hacer de todo!!!

 Manuela motorizada!!
 Parties

En una de las BBQs que hemos hecho

HASTA EL SIGUIENTE POST!

You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook