, , , , , ,

Minas de sal de Wieliczka, Polonia

8.1.15


Otro de los lugares con especial interés en Cracovia son las minas de sal de Wieliczka, declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1978 y con más de 800.000 visitantes por año. Este tour está organizado de igual manera que el de Auschwitz-Birkenau: tiene un coste de 25 euros que incluye el traslado ida y vuelta desde el centro de la ciudad y la entrada a las minas con guía (es conveniente que miréis cuándo lo hay en español). Se encuentran a escasos 20 minutos de Cracovia y os recomiendo que vayáis al mediodía, para no perder horas de luz, ya que en Polonia anochece mucho antes que en España. Tiene una duración de tres horas, con dos o tres paradas para descansar.

Las minas de sal de Wieliczka, conocidas como ‘la catedral subterránea de la sal en Polonia’, llevan siendo explotadas desde el siglo XIII, lo que les hace ser una de las más antiguas del mundo. En la actualidad, su sal se sigue comercializando, sobre todo para usos alimenticios. Tienen 327 metros de profundidad y 300 kilómetros de longitud, de los cuales 3,5 están abiertos a los visitantes. A lo largo de estos tres kilómetros se pueden ver grandes cámaras, capillas e incluso una gran variedad de figuras esculpidas en sal. Además, la guía explica, de forma muy real, cómo trabajaban los mineros antiguamente.

Edificio exterior de las minas de sal 
 Bajada
 Primera sala en el descenso
 Galería




Visitantes ejerciendo de mineros

En la primera parte de la visita destacan la figura de Nicolás Copérnico, tallada por los mineros en sus ratos libres, en memoria del científico que supuestamente visitó las minas en 1493; la estatua del Rey Casimiro el Grande, que fue quien mandó registrar los fueros consuetudinarios de los mineros, regular el comercio de la sal y dar así una serie de privilegios a estos trabajadores; y la Cámara Janowice, en la que se puede ver una serie de personajes esculpidos representando la leyenda del anillo de Santa Kinga de Polonia, patrona de la mina.

Esta leyenda cuenta que Kinga, hija del rey de Hungría y prometida con el príncipe de Cracovia, recibió como regalo las minas de sal de Marmorosz. En el pozo de las mismas tiró su anillo de compromiso y posteriormente, tras haberse casado, llegó a Polonia y pidió que se excavase otro pozo. Durante la excavación se encontró un bloque de sal y en su interior el anillo de compromiso. En consecuencia, las minas de sal de Wieliczka se establecieron en ese punto y desde ese momento nunca faltó sal al país.

En su honor, se construyó la capilla Santa Kinga, la más importante e impresionante de todas las galerías. Tiene 54 metros de largo, 17 de ancho y 11 metros de altura que la convierten en la capilla bajo tierra más grande del mundo.  Llama particularmente la atención sus grandes lámparas de sal y sus frisos, entre los que se encuentra una reproducción de ‘La última cena’ de Leonardo Da Vinci. Hoy en día, es utilizada para celebrar ceremonias, como por ejemplo bodas. Los asistentes a ellas pueden hacer uso de un ascensor que desciende directamente desde la entrada, sin necesidad de bajar la gran cantidad de escaleras o recorrer los inmensos pasillos.

 Sal

 Figura de Copérnico
 Representación de la leyenda de Santa Kinga
 Rey Casimiro el Grande

 Bajada  hacia otra cámara
 La discoteca de los enanitos
 Capilla Santa Kinga


 Retablos en las paredes de la capilla


 La última cena

Tras una pausa de unos 10 minutos, que nosotros aprovechamos para tomar fotografías, se visita el lago de la Cámara Baracz, donde después de la explicación de la guía reproducen música clásica. El ambiente y la compañía de la melodía te hacen sentir una gran tranquilidad. La siguiente cavidad es la Cámara Michalowice, la segunda que más nos atrajo por sus grandes vigas de soporte que parece imposible que sigan en pie con el paso de los años.

Por último, el tour acaba con la bajada a la Cámara Pilsudski, a más de cien metros de profundidad y por donde hace años se podía navegar en pequeñas barquitas; la visita a otra de sus capillas y el descanso en la tienda de souvenirs o en la cafetería. Pasados 15 minutos, te suben en un minúsculo ascensor hasta el exterior de las minas. ¡No os lo perdáis! ¡Merecen la pena!

 Lago de la Cámara Baracz
 Cámara Michalowice






 Cámara Pilsudski

 Interior de la tienda

 Galería
Otra de las capillas  


You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook