, , , , , , , , ,

Salamanca, parte I

8.12.14


En la comunidad autónoma de Castilla y León se encuentra Salamanca, una de las ciudades más bonitas de España y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1988. Los orígenes de Salamanca comenzaron a fraguarse hace 2.700 años, concretamente en la Edad de Hierro, cuando llegaron los primeros pobladores a estas tierras.

Por ellas han pasado diversos pueblos: los vacceos, los vetones, los romanos, los visigodos y los musulmanes. Todos ellos dejaron su huella en la urbe, pero Raimundo de Borgoña, yerno del rey Alfonso VI de León, fue el que se encargó de asentar las bases de la Salamanca actual durante el Medievo.

Para conocerla, empezaremos el tour por la Plaza Mayor, el punto más concurrido de la ciudad. Fue diseñada por el arquitecto Alberto Churriguera y construida entre 1729 y 1756, de estilo barroco. Antiguamente, esta plaza era conocida como Plaza de San Martín y era casi cuatro veces mayor de la que podemos observar hoy. Fue en 1724 cuando, teniendo como ejemplo la Plaza Mayor de Madrid, se decide hacerla más pequeña y trasladar a ella el Ayuntamiento.

Cabe destacar que aunque su forma parece la de un cuadrado perfecto, se trata de un cuadrilátero irregular y ninguna de sus fachadas mide lo mismo. Está compuesta por 88 arcos de medio punto y adornada con medallones en los que se representan a personajes históricos importantes como Carlos I, Alfonso XI, Cervantes o Franco (protegido con plásticos para evitar su deterioro frente a los ataques con pintura que ha sufrido alguna vez que otra).

Como curiosidad para aquellos que nunca hayáis estado en Salamanca: es el lugar escogido por los estudiantes universitarios de la ciudad para celebrar las novatadas, a principio de curso, y la Nochevieja universitaria, que tiene lugar cada año aproximadamente 15 días antes del 31 de diciembre y que es muy conocida en España y cada vez más fuera de sus fronteras.

Fachada principal, Ayuntamiento de Salamanca 

 Fachada principal de noche

Cogiendo la calle Meléndez, llegamos a la Clerecía, Colegio Real de la Compañía de Jesús, que se construyó entre los siglos XVII y XVIII por orden de la reina Margarita de Austria, esposa de Felipe III. El arquitecto principal fue Juan Gómez de Mora, pero debido a que las obras duraron 150 años, fueron muchos los que dejaron su huella en el edificio, entre ellos Andrés y Jerónimo García de Quiñones, muy conocidos en esa época. Durante un siglo fue utilizada como residencia de jesuitas, hasta que estos fueron expulsados de España.

Desde 1940, la Clerecía es la sede de la Universidad Pontificia de Salamanca, privada y vinculada a la Iglesia Católica. Aquellos que deseen entrar a visitarla, tendrán que pagar dos euros, 1.50 en el caso de que se trate de un grupo de más de ocho personas. Al lado de ella, está ubicada una antigua mansión señorial, de estilo gótico, que fue construida a finales del siglo XV por petición de Rodrigo Maldonado de Talavera, un jurista, canciller de la Orden de Santiago y rector de la Universidad de Salamanca.

Este palacio es conocido como la Casa de las Conchas debido a las más de 300 conchas que adornan su fachada. Se desconoce el porqué de la colocación de estos elementos aunque hay dos teorías: la primera, por la pertenencia de la familia Maldonado a la Orden de Santiago, y la segunda, como muestra de amor de Don Rodrigo a su esposa, cuya familia, los Pimentel, tenían como símbolo nobiliario la concha. La entrada al interior, que actualmente alberga una biblioteca pública, es gratuita.

 La Clerecía y parte de la Casa de las  Conchas

 Camino hasta la Clerecía
 Casa de las Conchas


A escasos 200 metros de la Casa de las Conchas, en la calle Libreros, podemos ver la fachada de la Universidad de Salamanca, la más antigua de España, fundada en 1218 por Alfonso IX, y una de las cuatro más antiguas de Europa, sólo por detrás de la de Bolonia, Oxford y París. Esta fachada forma parte del edificio más emblemático de la Universidad, las Escuelas Mayores,  y es el elemento más representativo de ella. La entrada tiene un coste de 10 euros, cinco para estudiantes.

La portada, tallada en piedra, está dividida en tres cuerpos: el primero contiene el medallón de los Reyes Católicos, el segundo el escudo de Carlos V y el tercero una pequeña capilla que se dice que está dedicada al Papa Benedicto XIII. Los turistas suelen pasarse un rato admirando la belleza que posee y muchos de ellos, sobre todo los estudiantes, invierten parte de su tiempo en buscar a la famosa Rana sobre la calavera, que según cuenta la leyenda, permite aprobar la carrera a todo aquel que la encuentre. 

 Camino hacia la Universidad de Salamanca
 Fachada de las Escuelas Mayores
A buscar la rana! (Pista: calaveras)

You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook