, , , , , , , , ,

Cracovia, parte II

22.12.14


Después de dar alguna que otra vuelta por la plaza del Mercado, lo mejor es acercarse al Collegium Maius, el edificio más antiguo de la Universidad de Jagellónica y de todos los edificios universitarios de Polonia. Sus orígenes se remontan al siglo XIV y entre los estudiantes más célebres que han pasado por sus pasillos se encuentran Nicolás Copérnico y Juan Pablo II. En la actualidad, su interior alberga el Museo de la Universidad, con gran cantidad de instrumentos históricos utilizados para la astronomía, la meteorología, la cartografía, la física y la química. El precio de entrada es de 12 PLN para adultos, 3 euros, y 6 PLN para estudiantes, 1,50 euros.

Retrocedemos hasta llegar a la plaza del Mercado de nuevo y esta vez cogemos la calle Grodzka, la más importante junto con la de Florianska, ambas consideradas como la Milla de Oro de la ciudad. Esta vía nos llevará hasta el Castillo de Wawel, no sin antes pararnos a ver la Iglesia de San Pedro y San Pablo, construida por los jesuitas entre 1597 y 1619. Es de estilo barroco y llama especialmente la atención las 12 figuras de los apóstoles que están colocadas a la entrada de la misma.

Justo al lado de este templo está ubicada la Iglesia de San Andrés, cuya construcción se realizó entre 1079 y 1098 y considerada como uno de los edificios religiosos más bonitos del romántico. Siguiendo por Grodzka, llegaremos a la Basílica de la Santa Trinidad, conocida también como Iglesia de los Dominicos. Merece la pena entrar a verla y además es gratuito.

 Exterior del Collegium Maius

 Interior del Collegium Maius

 Iglesia de San Pedro y San Pablo
 Iglesia de San Andrés

 Basílica de la Santa Trinidad
Interior de la Basílica

Y un poco más adelante empezaremos a divisar la colina de Wawel, justo encima del río Vístula, el más importante de Polonia y uno de los principales de la Europa oriental. Esta colina estuvo habitada desde el Paleolítico y posteriormente se construyó el castillo, en estilo gótico, en el que vivieron los reyes. En las inmediaciones de él está también la Catedral de Wawel, con una historia de más de 1.000 años y lugar en el que se coronaba a los reyes polacos. Entrar a verla es gratuito pero si queréis profundizar más en ella tendréis que pagar 12 PLN los adultos, 3 euros, y 7 PLN estudiantes, poco más de un euro.

Habiendo recorrido el castillo y sus murallas nos dirigiremos a las orillas del Vístula, donde podremos ver al famoso Dragón de Wawel, que según cuenta la leyenda, se dedicaba a devorar a los ciudadanos y nadie sabía como acabar con él. Finalmente, dicen que fue un zapatero el que consiguió matarle rellenando con azufre la piel de un cordero. La estatua del dragón expulsa fuego cada pocos minutos, ¡no os lo perdáis! Y detrás de él podréis ver la entrada a su cueva, que se puede visitar pagando 3 PLN, menos de un euro.

En esta zona, os recomiendo que comáis en el restaurante Pod Wawelem, hay de todo, carnes, ensaladas, sopas… Todo por un precio que os dejará boquiabiertos. Además, si queréis controlar lo que habéis engordado después de comer estos deliciosos manjares, podéis pesaros al entrar y al salir, aunque no os lo aconsejo…

 Subida al Castillo


 Castillo y catedral
 Catedral de Wawel
 Patio interior del castillo




 Cueva del Dragón
 Dragón de Wawel
 Río Vístula y el Dragón
Peso en Pod Wawelem

Y de aquí nos iremos a Kazimierz o Barrio Judío de Cracovia, una de las zonas que más sufrió durante la invasión nazi. Después de esta invasión quedó en un estado lamentable y no fue hasta el rodaje de la famosa película ‘La lista de Schindler’ cuando empezó a remontar hasta convertirse una de las zonas más animadas de la ciudad. Siempre está llena de gente ya que tiene una gran oferta social, desde bares donde tomar una cerveza a precios bajos, sitios de comida rápida como los que hay en Plaza Nowi, donde os recomiendo probar Zapiekanki (pan con queso, setas e ingredientes que desees), o tiendas de productos artesanales. De esta zona conviene ver las siete sinagogas que hay, entre las que destacan la de Isaac y la Vieja. También podéis acercaros al cementerio judío.

Y para acabar, cruzando el río por el puente Bernatek, llegaremos a Podgorze, guetto judío creado por los nazis el 3 de marzo de 1941 como medida para “limpiar” el centro de la ciudad. Hasta él fueron trasladados los judíos para después ser seleccionados y enviados a los campos de concentración. Los mayores atractivos de esta zona son el monumento de las Sillas, en recuerdo a los judíos desplazados; la Fábrica de Schindler, donde su dueño, perteneciente a las SS, se enteró de cómo trataban los nazis a los judíos en los campos de concentración y decidió contratar a gran número de judíos y darles cobijo para evitar que fuesen maltratados y asesinados (tiene un coste de 5 euros para  adultos y cuatro estudiantes); y la Farmacia del Águila, otra de las vías de salvación para los judíos que acudían ahí a comprar medicamentos. El precio de entrada es de 2,35 euros adultos y dos euros estudiantes.

 Cementerio judío

Sinagoga Vieja

You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook