, , , , ,

Bilbao, parte III

11.11.14


Antes de seguir con el recorrido por la orilla de la ría de Bilbao, nos vamos a ir hasta la Basílica de Nuestra Señora de Begoña, patrona de Vizcaya y citada al final del post II. El actual edificio, obra de Sancho Martínez de Arego, se construyó en el siglo XVI sobre una antigua ermita, donde según cuenta la tradición, se apareció la Virgen. En un principio, todo el estilo de la fachada era gótico, sin embargo, a mediados del siglo XVI se añadió un arco de triunfo manierista a la fachada principal.

Esta basílica, debido a su posición estratégica de dominio de la urbe, fue uno de los principales puntos de ataque durante la invasión napoleónica y las dos guerras carlistas. El 5 de agosto de 1808 las tropas napoleónicas saquearon el santuario y mataron al párroco. Años más tarde, en 1835 y durante la primera guerra carlista, destruyeron el campanario y la fachada teniendo que ser reconstruidos entre 1902 y 1907 por el destacado arquitecto José María Basterra.

Pero los ataques no acaban aquí, ya que en 1873 Begoña es utilizada como fortaleza, primero por los carlistas y después por los liberales, y sufre un bombardeo continuo e intentos de incendio que hicieron que la torre volviese a desplomarse y tuviese que ser reconstruida de nuevo.



Volvemos a la orilla de la ría y lo hacemos dejando atrás el puente de La Salve para empezar a recorrer el Paseo de Uribitarte, que va desde el Guggenheim hasta el puente del Ayuntamiento. Lo primero que os llamará la atención es la estatua y la escultura que se encuentran al principio del paseo. Es conocido como ‘La puerta de los honorables – Monumento a Rubial’, obra del artista vitoriano Casto Solano. Este monumento está dedicado al socialista Ramón Rubial y fue inaugurado en el año 2001. Está compuesto por la figura realista de un hombre, hecha en bronce, que avanza hacia la Puerta de los Honorables, un bloque de hierro que agranda la perspectiva del político.

Más adelante, podréis ver el puente Zubizuri (puente blanco en euskera), que une el Paseo de Uribitarte con el Campo Volantín. El puente fue diseñado por el arquitecto Santiago Calatrava, que también se encargó de renovar el aeropuerto de la ciudad. Se inauguró en 1997 y a pesar de la belleza estética que presenta, ha habido muchas críticas en cuanto a su utilidad, ya que los días de lluvia el suelo resbala y más de uno se ha caído al intentar cruzarlo.

Justo enfrente del puente, al margen derecho de la ría, se levantan las imponentes torres de Isozaki, que junto con otros cinco edificios forman parte del complejo diseñado por el arquitecto japonés Arata Isozaki, con  la ayuda del arquitecto bilbaíno Iñaki Aurrekoetxea. Estas dos torres gemelas miden 82 metros, divididos en 23 pisos formados por oficinas y viviendas.

 Paseo de Uribitarte


 La puerta de los  honorables
 Puente Zubizuri

 Torres Isozaki

 Vistas desde el Zubizuri


You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook