, , , , , , , , , , ,

Abraham Laboriel, clinic en el Museo de Altamira

10.10.14


Abraham Laboriel, muchos probablemente no hayan oído nunca este nombre, de forma directa, sin embargo para otros cuantos puede que sea un ejemplo a seguir, un gran mito, y no es para menos. Laboriel, nacido en 1947 en México, es un bajista mundialmente conocido, una de esas personas que nace con la música en las venas y que está predestinado a ocupar un gran espacio en el mundo musical. En su caso, la música y el arte no sólo le recorre cada una de sus arterias si no que lo transpira por todos sus poros.

Es hijo del actor y compositor Juan José Laboriel y de la actriz Francisca López de Laboriel, y hermano del cantante de rock Johnny Laboriel, ¡un auténtico cocktail molotov! Él mismo define el arte de la música “como algo que visita a los músicos y que toma lugar cuando uno se olvida de lo que está escuchando, cuando uno no sabe qué instrumento suena o de que canción se trata porque está completamente transformado por un sonido que te cambia la vida y que es imposible de definir”.

Esta visita, que califica “de experiencia maravillosa en la que todo desaparece”, llamó a su puerta a una temprana edad. Concretamente se produjo cuando su padre comenzó a darle clases de guitarra, instrumento que después abandonaría para empezar a tocar el bajo. En 1972 se licenció en la Berklee School of Music de Boston donde grabó con el vibrafonista Gary Burton. Posteriormente estuvo de gira con los cantantes y compositores Johnny Mathis, ganador de varios premios Grammy, y Michel Legrand, tres veces ganador del Oscar de la Academia de Hollywood por sus composiciones en más de 200 películas.

Laboriel trabajó también con el compositor de música de cine Henry Mancini que le empujó a mudarse a Los Ángeles, donde su carrera musical empezó a convertirse en un sin fin de ofertas, un no parar de trabajos y consecuentemente un currículum sorprendente a sus espaldas. Ha trabajado con artistas de la talla de Ella Fitzgerald, Aretha Franklin, Michael Jackson, Stevie Wonder, Barba Streisand, Elton John o Madonna, entre otros. Es por eso que aquellos que no han escuchado hablar de Abraham Laboriel directamente, si lo han hecho indirectamente, con los temas de cada una de estas estrellas.

Quizá, el gran número de proyectos que ha realizado a lo largo de su vida es lo que le lleva a no saber escoger uno que le haya marcado entre todos ellos. “He pasado más de 15.000 horas haciendo grabaciones en los estudios, es difícil sentir que una cosa destaca más que la otra, porque mi personalidad, mi manera de ser como músico, me lleva a entregarme completamente en cada uno de ellos, a dar el cien por cien de mi persona”, defiende. Ese gran número de proyectos también le ha causado alguna que otra sorpresa: “Hay momentos en los que voy caminado por la calle, en el taxi y escucho algo, cosas que me atraen y cuando me quero dar cuenta digo… ¡uy si soy yo!

Actualmente, se siente ilusionado con uno de sus grupos personales, un cuarteto llamado Open Hands, que decidió formar con tres amigos suyos. “Somos amigos desde hace más de 30 años, decidimos crear un grupo y cada vez que podemos tocamos juntos”, explica. Otra de las ideas que tiene en mente es conseguir un proyecto con sus dos hijos, con los que tocó recientemente en un concierto que se celebró en Berklee en memoria de los ex alumnos de la escuela y que considera que fue “algo maravilloso, una bendición”. 

Sus hijos no rompen con la tradición familiar, el más joven, Mateo, es productor, arreglista y compositor, licenciado en la misma escuela que su padre como ingeniero de grabación y productor. El mayor es Abraham Junior, baterista destacado, con mucha fama y que ha estado trabajando los últimos trece años con Paul McCartney. Con la trayectoria que tienen los tres Laboriel, cualquiera se puede imaginar las grandes dimensiones del proyecto que desempeñarán en un futuro.

Pero Abraham Laboriel es una persona humilde, de esas que viven minuto a minuto y se dejan impresionar por la naturaleza que les rodea, y así lo hizo durante su visita el pasado miércoles al Museo de Altamira. “Me siento anonadado, no pude contener las lágrimas cuando estábamos haciendo fotografías en la réplica de la cueva y el director de la misma empezó a explicar el significado de lo que había sucedido allí acorde con los estudios que se han hecho”, asegura con una sonrisa en la boca.

Además, el bajista confiesa la inspiración que le abordó cuando se encontraba en la réplica. “Empezó a surgir y a fluir música de mi de una manera especial, y como soy lo que es generalmente conocido como cristiano evangélico, estaba completamente conmovido ante la realidad de que el ser humano ha nacido para hacer cosas que quiere dejar como un legado para toda la eternidad, y este es el caso”, añade.

Y él, además de dejar como legado el buen sabor de boca entre todos los asistentes que acudieron a su clinic, en el que también participaron el baterista Deivhook y el guitarrista y profesor del Instituto de Música y Tecnología  de Astillero, Kike, dedicó unas palabras a todos aquellos que como él, quieran dedicarse a la música:

Tomen conciencia de que tristemente muy pocos seres humanos a lo largo de la vida descubren algo que aman hacer, nosotros los músicos tenemos una doble bendición. Hemos descubierto algo que amamos hacer y que podemos hacer y ejercer por el resto de nuestras vidas. El consejo que os doy es que descubráis qué es lo que amáis y que todo lo que hagáis lo hagáis con amor y cada nota que toquéis, cada ritmo, lo toquéis con todo el corazón, y de esa manera no importa si es algo profesional, si estáis estudiando o si estáis experimentando. Simplemente hacedlo con todo el corazón”.

El artista tuvo también buenas palabras para Cantabria, describiéndola como “una zona maravillosa y excepcional” de la que destaca “el verdor, las rocas y sobre todo, la maravillosa actitud de la gente: muy amigables, amables y  dispuestos a ayudar en cualquier momento”.


 Abraham Laboriel junto con Deivhook y Kike en su clinic



You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook