, , , , , , , , , , , , ,

Fin de semana en San Sebastián II

14.8.14


Y llegamos ya a la Parte Vieja de Donosti, en donde os recomiendo que utilicéis parte de vuestro tiempo en la capital guipuzcoana para caminar por sus calles, conocer sus rincones, quedaros alucinados de la gran cantidad de bares que hay y sobretodo, probar sus pintxos, famosos en la mayor parte del mundo. Nosotras hicimos varias paradas: la primera en Beti Jai Berria, donde os recomiendo probar el ‘bacalao rebozado’; la segunda en Bidebide, magníficas carrilleras y risotto; y por último en Gandarias, con una gran variedad de especialidades entre las que destacan el crepe de bacalao, la brocheta de gambas, el pintxo de solomillo o el foie a la plancha. Tendréis que volver muchas veces a la parte vieja si queréis degustar los pintxos de todos los bares ya que hay infinidad.

Ya con el estómago lleno, decidimos pasear un poco más por esta parte de Donosti para conocer la plaza de la Constitución, el corazón de la parte vieja y muy peculiar ya que cada una de las ventanas de los edificios que la rodean poseen un número que nos transporta hasta el pasado, cuando la plaza era utilizada como coso taurino. El Museo San Telmo, dedicado a la cultura e historias vascas, también está situado por esta zona. Es el más antiguo del País Vasco, abierto en 1902, y la entrada tiene un precio de cinco euros para los adultos y tres jubilados, estudiantes o grupos de más de 10 personas.

 Beti Jai Berria

 Gandarias


 Entrada a la plaza de la Constitución
 Plaza de la  Constitución
Museo San Telmo

Otro de los edificios que atraerán vuestra atención es la Iglesia de Santa María del Coro, de estilo barroco pero con elementos góticos, churriguerescos y neoclásicos. Su construcción fue terminada en 1774 y se encuentra en el cruce de las calles 31 de agosto, de la que os hable en el post anterior, y la calle Mayor. La entrada principal a la iglesia está alineada con la correspondiente a la Catedral del Buen Pastor. Si abandonamos la parte vieja para llegar a la catedral, pasaremos por delante de la plaza Easo, nombre con el que también se conoce a la ciudad (Bella Easo). Esto es debido a las antiguas crónicas que escribieron los historiadores griegos y romanos para dar noticia, por primera vez, de las costas de Guipúzcoa.

Una vez habiendo llegado a la plaza del Buen Pastor, sólo queda admirar la belleza del imponente edificio de la catedral, el más grande de toda la provincia. Se construyó en el siglo XIX y tiene un estilo historicista neogótico. Fue en el año 1953 cuando empezó a  poseer el rango de catedral. En esta plaza nos sorprendieron los gigantes y cabezudos, típicos en la Semana Grande de Donosti. Empezaron a salir a la calle en 1982 y desde entonces no han parado. Mientras los gigantes bailan al son de la dulzaina y el txistu, los cabezudos persiguen a los niños… y a nosotras también!

 Iglesia Santa María del Coro

 Plaza Easo
 Catedral del Buen Pastor

 Gigantes

Allí quedamos con mis amigos donostiarras Sara y Martín que nos enseñaron la plaza de Guipúzcoa,  diseñada por el prestigioso jardinero francés Pierre Ducasse  y en donde se encuentra el Palacio de la Diputación Foral de Guipuzcóa. Posteriormente, nos llevaron a ver el Teatro  Victoria Eugenia, obra de  Francisco de Urcola. Se inauguró en 1912 y posee una gran importancia  ya que en él se han estrenado grandes zarzuelas y porque además, hasta 1999 fue el escenario escogido para acoger el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, celebrado todos los años a finales de septiembre.

Al lado del teatro está ubicado el Hotel María Cristina, inaugurado también en 1912 y que fue testigo de la belle époque donostiarra. En él es donde se alojan todas las estrellas que acuden al festival internacional. Entre los dos edificios se puede ver la estatua al Almirante Oquendo, nacido en la ciudad en 1577 y partícipe en más de 100 combates navales.

Y justo en frente del teatro, al otro lado del puente que atraviesa el río Urumea, está el Kursaal, un centro de convenciones que se abrió en 1999 y que fue diseñado por Rafael Moneo. Está formado por un gran auditorio, una sala de cámara, salas polivantes y de exposiciones. En 1999 tomó el relevo al Teatro Victoria Eugenia y ahora es en él donde se celebra el Festival Internacional de Cine.

 Teatro Victoria Eugenia
 Hotel María Cristina
 Estatua a Oquendo
Kursaal

Después de la primera toma de contacto con Donosti, nos fuimos a casa a prepararnos para ver los fuegos artificiales que daban inicio a las fiestas. Fueron increíbles y además, un punto positivo que tiene a diferencia de otras ciudades, es que se pueden ver todos y cada uno de los días que dura Aste Nagusia a las 22:45 horas. Por último, decoros que, bajo mi punto de vista, la mejor idea para salir es ir a tomar algo por la Parte Vieja y acabar en la más que conocida discoteca de Bataplán, a la orilla de la playa de la Concha.



You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook