, , , , , , , , ,

Milano, Milano, quanto sei bella!

21.5.14


Como ya sabéis, Milán es una de mis ciudades favoritas y para mi gusto, está infravalorada. ¿Cuántas veces habréis oído decir que Milán es fea? ¿O que los milaneses son fríos?. La capital de Lombardía es una ciudad para vivirla y todos aquellos que la viven acaban enamorándose de ella.

Milán te ofrece grandes momentos, como el de quedarse sentado en Piazza del Duomo a observar la gran belleza arquitectónica mientras ves pasar todo tipo de personas, o dar una vuelta por las Galerías Vittorio Emanuele II y respirar el lujo que transmite y no abandonarlas hasta haber superado las largas colas que se forman para pisar los testículos al toro y poder así volver a la capital de la moda. Y hago una pregunta, ¿si Milán es tan fea como se rumorea, por qué se crean estas aglomeraciones de gente deseosas de volver a pisar las calles milanesas?

Quizá este anhelo por regresar lo sienten sólo las personas que se han molestado en dar una oportunidad a la urbe, aquellas que han disfrutado de un helado de Cioccolati Italiani frente a la fachada del Teatro alla Scala, aquellas que después de comer un panzerotti da Luini han aprovechado para recrearse con el simple hecho de ver los escaparates del Quadrilatero della Moda porque su bolsillo, al igual que el mío, no les permitía más.

También esas personas que tras pasar por el imponente Castello Sforzesco se han tumbado en Parco Sempione a descansar del vaivén de gente que algunos días reina en Milán, pero que echándolo de menos se han incorporado de nuevo y han decidido tomar un aperitivo por Corso Sempione divisando el Arco della Pace bajo la luz de la luna.

No hay que olvidarse de las que se decantan por Corso Como en vez de Sempione, ni de aquellas que prefieren un buen buffet de comida china en el Barrio Chino y tampoco de esas que ya con el estómago lleno, copa en mano y su traje de gala preparado se dan los últimos retoques para gozar de la noche milanesa y como dirían los italianos “fare serata” en cualquiera de las discotecas con las que cuenta Milán.

Cada día y cada noche son diferentes en esta ciudad con diversidad de opciones y si piensas que Milán sólo es fiesta y lujo es porque todavía no te has tomado unas cervezas rodeado de amigos en le Colonne di San Lorenzo ni has dado un paseo por los canales de Navigli un último domingo de mes, abarrotado de gente en busca de su prenda ideal en el Mercato del Naviglio Grande. Por no hablar también del bohemio y artístico Barrio de Brera, de aceras empedradas, calles estrechas e infinidad de restaurantes donde poder degustar la gastronomía italiana.

Sólo si le has dado a Milán la oportunidad de presentarse habrás podido vivir todo esto y estarás de acuerdo conmigo de lo maravillosa que puede ser esta ciudad y si aún no lo has hecho, piensa que es posible, que yo llegué con el mismo prejuicio y que los prejuicios no son buenos e impiden muchas veces descubrir lo que hay detrás de ellos. Y no olvides, cuanto te quieras dar cuenta habrás caído en la misma trampa que caí yo y en ese momento será tarde, estarás enamorado de Milán.


You Might Also Like

1 comentarios

  1. Cuanta razón manuela, no podías expresalo mejor...milano ti amo

    ResponderEliminar

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook