, , , , , , , , , , ,

Marbella y Puerto Banús

17.3.14


Marbella es una de las ciudades más visitadas de la provincia de Málaga, situada a 60 kilómetros de la capital. Nosotras cogimos un autobús el pasado sábado y nos plantamos allí en menos que canta un gallo. Es conveniente que miréis los autobuses, ya que hay algunos que tardan una hora porque paran en todos los pueblos y otros que tardan 30 minutos. El precio por viaje oscila entre los seis y los ocho euros. Aquí podéis encontrar el horario correspondiente: Autobuses Portillo.

En la misma estación cogimos otro autobús para ir hasta Puerto Banús, a 10 minutos de distancia. Puerto Banús es un puerto deportivo de gran lujo, en el que se pueden ver grandes yates, coches y boutiques de moda. Inaugurado en el año 1970 y diseñado por el arquitecto Noldi Schreck, que participó también en la construcción de Beverly Hills, ha conseguido alcanzar una gran fama internacional. Recibe este nombre por su principal promotor, José Banús.

No sólo comparte arquitecto con Los Ángeles, también tienen en común el Boulevard de la Fama, que fue construido en 1990 para homenajear a personajes que han promocionado la ciudad. Entre las estrellas que hay en este paseo se pueden encontrar la de Julio Iglesias, Montserrat Caballé  o la duquesa de Alba.





Calle con boutiques, como Dior

Los sábados, de nueve a dos, se celebra un mercadillo así que pasamos media mañana allí. Me esperaba más de él, es un mercadillo como otro cualquiera. Los artículos que se pueden encontrar van desde ropa interior y gafas de imitación hasta alfombras y objetos de decoración. La otra parte de la mañana la pasamos en la playa, donde nos dimos el primer baño del año.







Hacia las cuatro de la tarde cogimos el autobús de vuelta a Marbella. Pasamos la Milla de Oro, es decir, los cuatro kilómetros que separan a Marbella de Puerto Banús y donde están ubicadas las residencias lujosas y los hoteles, hasta llegar al centro de la ciudad. Una vez allí, nos perdimos entre las calles del Casco antiguo, que realmente merece la pena ver. En esta parte se encuentra la muralla que se conserva tal y como era desde el siglo XVI. Además de las callejuelas, otros de los atractivos son la Plaza de los Naranjos, corazón de la ciudad, y la Iglesia de Santa María de la Encarnación.






 Restos de la muralla




Teníamos mucho hambre, por lo que paramos a repostar energías en el Más que tapas, situado en el paseo de la playa y con tapas que van desde el euro hasta los cuatro. ¡Barato y rico! Después andamos hasta llegar al puerto de Marbella, no tan impresionante como Puerto Banús pero lleno de bares donde poder disfrutar de una cerveza en buena compañía. Nosotras preferimos sentarnos en las rocas y ver el atardecer desde allí antes de volver a casa.








You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook