, , , , , , , , , , ,

Antequera

18.11.13


Este fin de semana he estado en Antequera, una ciudad situada al norte de la provincia de Málaga y en el centro de Andalucía. Aunque es grande da la sensación de estar en un pueblito con casas blancas, suelos empedrados y pronunciadas cuestas.

Llegamos sobre las dos y media de la tarde y fuimos directos a el Torcal para que no se nos hiciese de noche. El Torcal es un Paraje Natural de 1.171 hectáreas en el que destacan las formas que la erosión ha causado en las rocas calizas, formando un paisaje kárstico. Sus orígenes los encontramos en el período Jurásico o en la Era Mesozoica. Aunque parezca imposible por la elevada altura en la que se encuentra actualmente, durante el período Jurásico el agua del mar llegaba hasta allí comunicando el Golfo de Cádiz con Alicante, lo que hace que nos podamos encontrar algún que otro fósil.

Fue durante la orogenia alpina, en la Era Terciaria, cuando se produjo el levantamiento de los sedimentos calizos depositados en el fondo dando lugar a sierras. Lo mejor es subir en coche (aunque si llueve, nieva o hay niebla prohíben el paso) y hacer una de las dos rutas que se pueden realizar a pie. Nosotros no pudimos, no sólo por el frío que hacía sino porque empezó a crearse una gran niebla y pensamos que podía ser complicada la bajada.









Bajando de nuevo a Antequera pudimos ver la Peña de los Enamorados. Un peñón, también de roca caliza, que tiene forma de cabeza de indio tumbado por lo que también se le conoce como “El Indio de Antequera”. Hay una leyenda que cuenta que unos enamorados, él cristiano y ella princesa mora, huyendo de los soldados enviados para capturarlos por el padre de ella, fueron acorralados en las cercanías de la peña y para evitar que los separasen subieron a los más alto y desde allí se arrojaron juntos al vacío.

Dimos una vuelta por el centro, pasando por la Plaza del Coso Viejo,  una de las más importantes de la ciudad y en cuyo centro se encuentra la escultura ecuestre de Don Fernando. Después nos paramos a entrar en calor en La Antequerana, donde fabrican los conocidos mantecados de Antequera así como otros dulces de navidad. Después de un buen chocolate para combatir el frío, subimos a la parte alta de Antequera.

 Antequera y la Peña de los Enamorados



La Antequerana
Plaza del Coso Viejo

Aquí se encuentra la Alcazaba, que no pudimos entrar a ver porque ya era de noche, y la Real Colegiata de Santa María La Mayor. Fue fundada por el obispo don Diego Ramírez de Villaescusa, que por esos tiempos estaba al cargo de la diócesis de Málaga. Su construcción se realiza entre los años 1514 y 1550 y supone una de las primeras iglesias columnarias de España, es decir, una iglesia de dos o más naves (en este caso tres) formada por un sistema de columnas como apoyo a la cubierta.

Justo delante está la estatua de Pedro Espinosa, poeta antequerano del barroco,  modelada en bronce por José Manuel Patricio Toro en el año 1998. Para llegar aquí hay que atravesar el Arco de los Gigantes,  que construido en el año 1585, sustituyó a la entrada amurallada de la Alcazaba. Las vistas desde la parte alta son muy bonitas, sobre todo de día que se ve todo mejor, pero nosotros nos conformamos con verlas de noche.








 Otras de las cosas que os recomiendo ver son los dólmenes de Menga y Viera, que dicen que son los más espectaculares de Europa, la entrada es gratuita pero hay que informarse bien de cuando abren; y la plaza de toros, situada cerca de la Puerta de Estepa, construida en 1749.

You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook