, , , , , , , , , , ,

Feria de San Lucas, Jaén

13.10.13


Ayer me fui a la feria de San Lucas, en Jaén, con la ESN de Málaga ( os hablé de ella cuando estaba en Milán, es el grupo que organiza cosas para los Erasmus). Salimos de Málaga a las 10 de la mañana y después de dos horas y media de viaje llegamos. El autobús nos dejó en la plaza de toros, donde nos estaban esperando para iniciar el tour por la ciudad.

Lo primero que vimos fueron los restos de la muralla de Jaén. Esta ciudad contaba con dos tipos de murallas: la ibérica y la medieval, edificada en época romana y transformada por musulmanes y cristianos. La muralla contaba con 10 puertas principales y otros de menor tamaño. Nosotros vimos la Puerta del Ángel, el jefe de  los Ejércitos de Dios en las religiones judía, islámica y cristiana.

Después seguimos por el barrio de San Ildefonso, considerado el barrio más céntrico y tradicional de la ciudad y que durante la feria se llena de gente, sobre  todo por el día.  En este barrio se encuentra además, el segundo templo en importancia después de la catedral, la Basílica de San Ildefonso. Esta basílica fue construida en el año 1248 por el arquitecto Andrés de Vandelvira, cuyos restos se encuentran sepultados en su interior.

Continuando con la visita, cogimos la calle  de Bernabé Soriano, más conocida como “ La Carrera”, una de las calles históricas de Jaén. Recibe el nombre de La Carrera porque antiguamente se realizaban carreras de caballos durante las fiestas de la ciudad. Desde esta calle ya se empieza a ver la Santa Iglesia Catedral de la Asunción de la Virgen. Esta catedral es renacentista y supone la sede del Obispado de Jaén. Fue construida en  el siglo XVI, también por Vandelvira. Para entrar hay que pagar cinco euros.










Ya era la hora de comer así que nos fuimos todo el grupo de tapas. En Jaén, como en muchas ciudades del sur, el tapeo es algo tradicional, pides la bebida y con ella te sacan una tapa. Estuvimos allí hasta que llegaron las cinco de la tarde aproximadamente. En ese momento volvimos a coger el autobús para subir al Castillo de Santa Catalina, una antigua construcción defensiva cristiano- medieval que corona el cerro de mismo nombre. Está situado a 820 metros de altitud y desde él se divisa todo Jaén. Merece la pena subir, las vistas son espectaculares ( sobre todo por la noche).

A la izquierda del castillo se encuentra La Cruz, constituyendo el punto más elevado y símbolo de la ciudad. Se dice que este monumento hace memoria a Fernando III  el Santo.  Una vez habiendo visto el castillo, volvimos a bajar a la ciudad y nos dejaron tiempo libre.









Fuimos  a conocer mejor la Feria al recinto establecido para ello y nos tomamos un vino típico, ahora no recuerdo cómo se llama. Cuando llegó la hora de la cena, una amiga de Jaén de un chico con el que iba, nos llevo a tomar tapas ¡ Y qué tapas! ¡ Buenísimas! El sitio se llama “ El Abuelo”  y debe ser uno de los sitios más típicos.

Tiene este nombre porque hay una leyenda que dice que un anciano fue acogido durante una noche en una casería a las afueras de la ciudad y al ver un tronco de oliva dijo a los dueños que “ buen nazareno saldría de ahí”. El anciano se llevo el tronco a su cuarto y los dueños sorprendidos de que no salía y no había ruido decidieron entran en la habitación. Cuando entraron no había rastro del anciano, sólo el tronco de madera completamente tallado.  El Abuelo tiene una procesión y por lo visto la gente hace cola para verla desde el día anterior.

A las 10 quedamos con todos los demás y volvimos al recinto ferial hasta la hora de volver a Málaga. Jaén me ha sorprendido gratamente, tanto la ciudad como la feria y recomiendo ir, ya que es una ciudad con mucha historia.





You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook