, , , , , , , ,

Bolonia, ciudad roja

16.7.13


En febrero me vino a visitar mi madre y juntas nos fuimos a ver Bolonia y Bergamo. Hoy os voy a hablar de Bolonia, capital de Emilia- Romagna. Es una de las ciudades históricas mejor conservadas y con el segundo casco antiguo medieval más grande de Europa. 

Es conocida como la “ la docta, la roja y la grasa”. Docta porque se encuentra una de las universidades más antiguas de Italia ( para los que os vayáis de Erasmus, el ambiente universitario es increíble, se asemeja a Salamanca), la roja porque la mayoría de los edificios de la ciudad son de ese color y la grasa por la gran gastronomía de la ciudad, conocida en todo el mundo. ¿ Quién no ha comido unos spaghetti alla bolognesa o una lasagna?

Pues bien, cogimos un tren temprano y tardamos 3 horas en llegar a Bolonia desde Milán. Allí comenzamos nuestro tour por la Piazza Maggiore,  plaza central de la ciudad que conserva el aspecto que ya tenía en el siglo XV. En esta plaza se encuentran los edificios más importantes: la Basílica de San Petronio, el Palacio Comunal, el Palacio de la Podestà y el Palacio del Rey Enzo.

La Basílica de San Petronio es la iglesia más antigua y grande Bolonia, y la quinta del mundo. Tiene unas dimensiones de 132 metros de  largo por 60 de ancho y la altura de la cúpula es de 45 metros. Está dedicada a San Petronio, el patrón de la ciudad y fue construida en el año 1390. Se puede subir, pagando, y se ven unas muy buenas vistas de la ciudad.

Por otro lado, el Palacio Comunal de la Alcaldia, construido durante la época comunal, acoge en su interior el Museo Morandi, de Giorgio Morandi, que fue un pintor italiano considerado como uno de los mejores del siglo XX en el país.

En frente de la Basílica de San Petronio, se encuentra otro palacio, el Palacio Podestà.  Fue construido  alrededor del año 1200 para llevar a cabo funciones públicas y como sede del podestà y sus funcionarios. Se caracteriza por una elevada torre, torre del Arengo y por el “Voltono del Podestà”, un pórtico decorado con las estatuas de los santos protectores de la ciudad: San Petronio, San Procolo, San Domenico y San Francisco.












Adyacente a la Piazza Maggiore, se encuentra la Piazza Neptuno y en ella la Fuente de Neptuno.  Tiene tales dimensiones que los boloñeses a veces, la llaman “ El Gigante”. La obra fue proyectada por el arquitecto y pintor palermitano Tommaso Laureati en el año 1563. La estatua fue promovida por el  Cardenal Legado de Bolonia, Carlos Borromeo, y tenía como principal objetivo simbolizar el auspicioso gobierno del Papa y tio de Borromeo, Pío IV.

Después de ver esto, fuimos a comer a un restaurante de la ciudad.  ¿ Y cómo no? Pedimos spaghetti alla bolognesa ( que allí suelen ser llamados “ con ragú”) y lasagna de carne. ¡ BUENÍSIMO!

Ya con el estómago lleno, nos acercamos a ver las Torres de los Asinelli y Garisenda.  Normalmente dejan subir y las vistas son aún mejor que desde la Basílica de San Petronio, pero ese día estaban cerradas. Son unos de los símbolos más conocidos de Bolonia. Durante la Edad Media, había aproximadamente 180 torres en la ciudad y de ellas sólo quedan 20, entre ellas estas dos. Asinelli , construida entre los años 1109 y 1119 tiene 98 metros de altura, mientras que Garisenda tiene 48 metros, fue rebajada durante el siglo XIV por temor a que se desplomase.





Ya llegaba la hora de volver a coger el tren, así que decidimos aprovechar de los últimos minutos paseando por los pórticos de la ciudad, uno de los elementos arquitectónicos más conocidos de Bolonia. Tiene alrededor de 40 kilómetros de pórticos.









Próximamente… Bergamo!!!!

You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook