,

Berlin - Parte 2

18.6.13


El segundo día lo comenzamos en Berliner Unterwelten, un búnker de los muchos que se construyeron por todo Alemania para proteger a las personas de los bombardeos que tuvieron lugar en la 2ª Guerra Mundial. Una guía nos fue explicando todo, cada una de las habitaciones de las que estaba constituido el búnker, como vivían allí las personas… Hay diferentes tours y dependiendo del idioma es a una hora u otra, así que si queréis verlo en castellano informaos antes, nosotros llegamos tarde y lo vimos en inglés. El precio va desde los 10 a los 13 euros dependiendo del tour.

Esto nos llevo toda la mañana, después comimos y nos fuimos a visitar la Catedral de Berlín, construida entre los años 1894 y 1905 sobresal ruinas de otra pequeña catedral de estilo barroco. En 1944, la catedral quedó arrasada por una bomba que cayó sobre la cúpula, causando graves daños en el interior. La reconstrucción ha sido acabada en el año 2002. Por 7 euros los adultos y  4 euros, estudiantes, se puede subir hasta la cúpula y ver Berlín desde lo alto.





Posteriormente, dimos un paseo por la Isla de los Museos, uno de los conjuntos museísticos más  importantes del mundo. Esta Isla esta formada por cinco museos:  el del Pérgamo, el Antiguo, el Nuevo de Berlín, la Antigua  Galería Nacional de Berlín y el del Bode. Todo este conjunto ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Cerca de aquí se encuentra la Nueva Guardia, que fue nuestra siguiente parada, construida en el año 1918 para conmemorar la derrota sobre las tropas napoleónicas  y celebrar la liberación de Berlín. En su interior se encuentra la escultura de una mujer que sostiene entre sus brazos el cuerpo sin vida de su hijo, representa el sufrimiento del pueblo.

Y ya para finalizar el día nos acercamos hasta la Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm, construida bajo el mandato del Kaiser Guillermo II en honor a su abuelo. El edificio quedó destrozado por las bombas y en vez de ser reconstruido se decidió dejarlo tal cuál. Tuvimos la mala suerte de que estaban realizando su mantenimiento y por tanto toda la fachada estaba tapada.





El último día lo aprovechamos para ir a East Side Gallery,  el mayor tramo que se conserva del Muro de Berlín con 1,3 kilómetros. Todo el muro esta pintado por graffitis que expresan las esperanzas y la euforia ante un futuro mejor.  Después de recorrerlo entero y caminar por las orillas del río Spree, pusimos rumbo al Check Point Charlie.

El Check Point Charlie  fue el paso más conocido de los utilizados durante la Guerra Fría. En el se podía conseguir el visado diurno para cruzar de Berlín Este a Berlín Oeste. Cerca de este paso se encuentra el propio museo Check Point Charlie, en él te van contando, a través de unos cascos, como la gente lo vivió, sus anécdotas y experiencias. El precio es de 12,50 euros para adultos y 9,50 para estudiantes.










Por la tarde paseamos por Tacheles, centro cultural alternativo más famoso de Berlín. Empezó con una casa okupa hasta convertirse en un lugar que alberga a menudo exposiciones, conciertos…

La última cosa que visitamos antes de irnos de vuelta a Milán fue el Palacio Charlottemburg.  Este palacio fue construido entre 1695 y 1699 como lugar de veraneo de Sofía Carlota, segunda esposa de Federico III, nombrado rey de Prusia en 1702. Se puede visitar el interior, pero nosotros solo vimos su fachada por la noche. Muy bonita y bien iluminada.





You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook