, , ,

Palermo, Sicilia: Día 1 y 2

13.5.13



Después de cuatro días en Palermo estoy de vuelta en Milán. Capital de la región autónoma de Sicilia y de la provincia de Palermo, es la quinta ciudad más poblada de todo Italia después de Roma, Milán, Nápoles y Turín.

Nuestro viaje empezó el jueves pasado desde muy temprano. Cogimos un avión a las 7´00h. de la mañana para aprovechar desde el principio nuestra estancia. Llegamos sobre las 8´30h. de la mañana y nos vinieron a recoger en coche y directamente empezamos nuestro tour por la ciudad. Hemos tenido la suerte de poder contar con un amigo palermitano, Marco, que junto con sus amigos nos la han enseñado milímetro a milímetro.

Iniciamos nuestro tour en el Teatro Massimo, de estilo neoclásico. Es el mayor de los teatros de ópera en Italia y el tercero más grande de todo Europa. Está dedicado al Rey de Italia, Vittorio Emanuele II. Fué estrenado el 16 de mayo de 1897 y se inauguró con la obra Falstaff de Verdi. Su emplazamiento se encuentra precisamente en la plaza Giuseppe Verdi, en la parte vieja de la ciudad. También visitamos otro teatro, el Politeama Garibaldi en la Piazza Ruggero Settimo, construído entre 1865 y 1891 por el arquitecto  Giuseppe Damiani.






La siguiente parada fue el Giardino Inglese, un jardín público diseñado por Giovan Battista Filippo en 1851. En él hay plantas provenientes de todo el mundo que le  dan un aire exótico. Además en su interior encontramos numerosas esculturas, entre ellas el monumento a Giuseppe Garibaldi esculpido por Vicenzo Ragusa.






Una de las cosas que más me impactó fue la Catedral fundada en el año 1185. De estilo oriental y con el claustro lleno de palmeras, tiene planta de cruz latina con tres naves separadas por columnas, y en su interior hay varias capillas, entre las que destaca la de Santa Rosalía, donde se encuentra la talla de la Patrona de Palermo.

Antes de seguir viendo la ciudad paramos a tomar un helado en una de las mejores heladerías de la ciudad, Brioscià. Recibe este nombre por un típico dulce siciliano hecho al horno en el que se mete el helado (el mejor que he probado nunca). Ya con el estómago lleno vimos la Piazza Vigliena, más conocida como Quattro Canti que se encuentra en la intersección de Vía Maqueda con Corso Vittorio Emanuele y constituye el centro de la ciudad.






Otra plaza muy conocida de la ciudad es la de Pretoria, allí se encuentra la Fuente Pretoria, diseñada por el escultor florentino Francesco Camilliani en el año 1555 para ser colocada en Florencia, en la villa toscana del virrey español Pedro Toledo. Su hijo la vendió y fue reubicada en Palermo en el año 1573. De mármol blanco, con escalinatas y balsas a diferentes niveles, está rodeada de esculturas de ninfas, tritones y dioses fluviales, todos ellos desnudos. Por esta desnudez se le da vulgarmente de Piazza della Vergogna. A su alrededor se encuentran el Palacio Pretorio y la Iglesia de Santa Caterina, iglesia barroca considerada como las más bonita de toda la ciudad.

Finalizamos el tour viendo la Porta Felice y la Porta Nuova, puertas de entrada a la ciudad. Fueron construídas entre los años 1582 y 1637 por el virrey español Marcantonio Colonna. Desde ellas se accede a la arteria principal de la ciudad, Corso Vittorio Emanuele.






Después de el tour dejamos las maletas al Bed&Breakfast y descansamos hasta el momento de salir por la noche. Ya descansadas, tomamos a un aperitivo al aire libre y cenamos los famosos arancini, especialidad de la cocina siciliana. Son unas croquetas redondas rellenas de pasta de arroz y otros ingredientes a elección del consumidor. Para acabar la noche fuimos a la Universidad donde, como cada año, se celebraba una fiesta a la que acuden todos los jóvenes de Palermo.

El segundo día tuvimos un poco más de relax. Aprovechando el buen tiempo nos acercamos a una de las mejores playas: Mondello, de agua cristalina y arena fina, es la favorita de los palermitanos. A la caída del sol, y siguiendo el esquema del día anterior, volvimos al hotel para ducharnos y descansar hasta las nueve, hora en que nuestros amigos pasaron a recogernos para ir a tomar algo a un local llamado Malox, siempre lleno de gente y con un gran ambiente. Para finalizar el día, y después de tomar un poco el aire, volvimos al hostal a dormir para estar en forma y visitar Cefalú al día siguiente.







You Might Also Like

0 comentarios

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook