, ,

Costa Azul: Saint Tropez

9.4.13




Este año me encuentro en Milán con una beca Erasmus.

Milán es para mí como el epicentro de Europa, piensas en un lugar que quieras visitar, extiendes el mapa, mides las distancias y te das cuenta de que todo queda más o menos cerca.
Así que estoy aprovechando la situación para hacer algo que me rondaba la cabeza: viajar todo lo que pueda y después ponerme manos a la obra, abrir este blog  y compartir mis viajes.

Voy a empezar por mi viaje a la Costa Azul.
Después de comentar  mi idea de viaje a tres amigos, nos organizamos, alquilamos un coche y cogimos las maletas. Queríamos gastar lo mínimo posible y aunque nuestro destino no fuese de los más baratos, como de todos es sabido, hicimos cuanto pudimos para que no nos saliese  demasiado caro.
Buscamos hostales baratos donde pasar las noches, cargamos el coche con bolsas de comida, fruta, agua…de tal manera que, a la hora de comer, los gastos fuesen relativamente bajos.  Hicimos las maletas en base al tamaño del maletero, es decir una maleta para cada dos (el coche era pequeño), y pusimos rumbo a nuestro primer destino.


Primer destino - Saint Tropez
Según la leyenda, la ciudad debe su nombre a Caius Silvius Torpetius o Torpès (San Torpetes de Pisa), un oficial romano de la corte de Nerón, nacido en Pisa y convertido al cristianismo por San Pablo. Nerón ordenó su decapitación y su cuerpo fué metidos en una barca a la deriva en el río Arno llegando más tarde a la costa que hoy toma su nombre. St. Tropez.

Actualmente es conocida por la vida nocturna, boutiques de lujo, playas preciosas y sobre todo  sus grandes yates.
Llegamos sobre la 1 del mediodía, aparcamos el coche a las afueras, el aparcamiento en el centro suele ser de pago, y nos encaminamos hacia el corazón de la ciudad. Lo primero que visitamos fué el puerto, que nos dejó con la boca abierta: yates enormes, coches de alta gama y turistas como nosotros respirando el aire de lujo que reina en Saint Tropez.














Después de dar un paseo entre los pantalanes recorrimos todas y cada una de las calles de esta ciudad que no nos dejó para nada indiferentes. Calles estrechas, empedradas, con colores llamativos … todas ellas muy bien cuidadas. A ambos lados de las calles, las famosas boutiques de lujo, a las que por supuesto no  pudimos evitar entrar … a mirar.










Cuando terminamos de ver cada rincón de la ciudad decidimos subir a la Ciudadela: una vieja fortificación en la colina de Saint Tropez. Por desgracia estaba cerrada y no pudimos visitarla, pero las vistas desde lo alto de la colina eran impresionantes y merecieron la pena. Además pudimos ver el cementerio marino de la ciudad.














Una de las cosas a destacar de este enclave de la Costa Azul es la vida nocturna. Sin embargo en esta época del año todas las discotecas se encuentran cerradas y preparándose para la gran afluencia de personas que acogen cada verano. Así que no nos quedó más remedio que abandonar Saint Tropez y dirigirnos a Cannes a pasar la noche. 

You Might Also Like

2 comentarios

  1. Maravilloso destino. Una vez tuve la oportunidad de conocer un hotel estilo Saint Tropez en Punta del Este, Uruguay y ahora no me puedo quitar de la mente la idea de conocer el sitio original.

    ResponderEliminar

Suscríbete al blog...

...y recibe los últimos viajes!

Popular Posts

Facebook